Posteado por: lenguajesculturales | marzo 2, 2011

TESTIMONIO SOBRE LA FIESTA DEL GALLO EN GUARRATE. Wenefrido, Carmen y Concha. 1 de Agosto de 1994.


TESTIMONIO SOBRE LA FIESTA DEL GALLO EN GUARRATE.

Wenefrido, Carmen y Concha. 1 de Agosto de 1994.

… Luego venía el último domingo de Enero, que en Guarrate es una fiesta de quintos. Hoy venía Valentín, el pastor, y Perico el de la Nina, que fueron quintos, y fueron los útimos que locorrieron antes de la guerra, en el año 36…

“Valentín y Chon se asoman

Santiago sale a la Roma

y al ver cómo anda la gente

allá se baja Vicente

haciendo puntos y comas…”

Las RELACIONES eran largas, cada uno decía una. Hacerla, a lomejor la hacía el mismo, la de cinco o seis quintos. La RELACION la saca una persona y luego la dice el quinto.

Esa fiesta es la fiesta de quintos y empieza la víspera. Antes esto era como un

rito. Antes se tiraban el mes de Enero… nos tirábamos, porque a mí me tocó… qué se yo las quintas ensayando… Se sacaba la RELACION, se le daba al quinto.  Se tenía por costumbre el día de Reyes, tenerle dao a todos los quintos ya la RELACION. Solían ser nueve o diez, otras quintas de ocho. Ahora son ya más cortas, que son de tres o cuatro… y este año de uno, porque no hay más que

uno. Entonces había mucha gente.

El día Reyes se le leía ya la RELACION, se le daba, y a partir de los dos o tres días seempezaba a ensayar ya con ellos, a que la dijeran, que te laexplicaran ellos. Ellos ya la sabían, pero te la iban diciendo para que hicieran los puntos y las comas, donde había que hacerlo, para recitarla bien.

Era muy curioso, porque se hacía siempre… se tenía por costumbre ir a la bodega. Los quintos sorteaban…sorteaban para ser capitán, que uno era capitán, otro teniente, y los demás eran números, el uno, el dos , el tres… Y luego el gracioso, que no tenía nada que ver con la quinta, era un señor que siempre era el gracioso, y se le hacía una relaciónde chistes, pues siempre metiéndose con personas… si uno eracojo, se le decía que andaba bien, y si andaba bien, se le decía que era cojo. La gente entendía bien lo que quería decir…

Se iba a ensayar a la bodega… antes de empezar… “Ponte en el cesto”…un cesto de estos de ir a vendimiar, pues como si fuera el caballo, y se tenía que montar en el cesto echao, tumbao, y él motao… se colocaba como si fuera el caballo. Y cuando comenzaba a hacer así (gesticular) con las dos manos se le decía:

“Para, no ves que la mano izquierda la tienes que tener en las bridas…

pues, ponlas…”

Allí lo decía seriamente, como si te fuera en ello la vida… Luego que me doy cuenta me digo…Pero mira que hacíamos el canelo­ Todo eso se hacía ensayando en las bodegas todo el mes de Enero.

Luego la víspera del Gallo se decía que era el ensayo general. Era en una bodega, y casi siempre se invitaba a los que estaban de luto, a los hombres que estaban de luto y a los padres de los quintos… ya iban esa noche. Los que estaban de luto no iban a la fiesta, es que no iban…

También un detalle muy bonito era que la que tenía un luto muy reciente, o muy de luto, pues iban los quintos después del día del Gallo a decirle la RELACION a casa. Esto era para aquella persona que estuviera de luto riguroso, que no había ido al ensayo general, ni iba alos GALLOS… pues entonces se ponían de acuerdo los quintos:

“Oye, ¿qué día echamos a decírselo a los de luto?”

Y se iban después de correr el Gallo.

Al día siguiente del ensayo general ya oías los rumores…

“Bah, pues Fulano es un desastre y no sabe decir…”

Antes no había lo que hay hoy. Entonces era una misa corriente…si iban los quintos, iban…que no siempre. Pero ahora es un rito eso de los Gallos.

Antes y ahora sigue esto, que el último número era el primero quese montaba en el caballo, en su casa, y desde allí a buscar alotro, y así sucesivamente. Y hasta que no se llegaba al teniente, que era el segundo del sorteo, entonces ya iba la música, que antes era una banda que había en el pueblo.

En cada pueblo había una banda, era la diversión que había… la trompeta, el

clarinete, el bajo de Felipe, el trombón de Pablo, el bombo, el clarinete de Adolfo, el bombo con los platillos…

Luego del teniente se iban con la banda de música a buscar al capitán. Esto

hay pueblos que se hacía por edad, en este no, en este es por sorteo. En la Purísima al sorteo.

Esto de los Gallos se hace también en Argujillo, en San Miguel de la Ribera, en Villamor, en El Pego, pero no hay una fiesta como ésta del Gallo en Guarrate… organizada como aquí, no hay.

Ahora se hacen unas cenas y unos gastos muy grandes, pero antes cada madre llevaba su tacita de fréjoles blancos, alubiasblancas, y el gallo que mataban los quintos. Se pelaba y lo comían con los padres, y las alubias, y hacían un arroz con leche, y así era la cena… Y luego había baile en la tarde y baile en la noche, y baile al día siguiente, y se acabó. Y el bollo que había que hacerlo por la mañana y luego correrlo por la tarde.

Cada madre llevaba una tacita de alubias a casa del capitán, que era donde se hacía la cena, y la madre llevaba su tacita de alubias y luego mataba el gallo, lo pelaban después “del gallo” las madres… cada quinto llevaba su gallo; ya iban muertos de donde se corría el gallo.

Para correr el gallo, después de hacer el cortejo de antes, pues se llegaba a casa del capitán , el capitán les daba un dulce y una copa, y desde allí salían a pedirle permiso al alcalde… ya todos… iban a caballo, y de los mejores que hay aquí en el pueblo. Si no lo tenían pues se lo ofrecían o lo pedían.

Antes iban vestidos de militares, pero de militares antiguos, no como los de ahora, que te llevan el uniforme corriente del ejército.

Y desde el alcalde venían a correr el gallo. Empezaba el capitána decir la relación, y luego el teniente, y así sucesivamente.

Decían la relación, y la relación es simplemente las faltas que había en casa, todas las faltas que hubiera habido en casa del propio quinto o de algún vecino, o de algún familiar, o de los amigos… y las culpas, siempre al gallo.

Y ese, claro, terminaban siempre juzgándolo por lo que había hecho y por lo que

había dejao de hacer.

La misma relación es un juicio, precisamente, y los otros son testigos de que lo vamos a matar. Y al acabar la relación a darle al gallo con la espada.

Ahí en la calle de Concha por debajo de esas bodegas, en un casa hay una argolla en la pared…que eso es una reliquia… tendrá los años que tenga, y es donde se cuelga la maroma todos los años, lamaroma del gallo.

La actuación de cada uno era independiente. Se ponía la maroma en la argolla de la pared y en el otro lao un palo… según venimosahí en el lagar del señor Pepe…

El gallo se ponía vivo hasta hace muy poco. Aquí hemos aguantao… hasta hace tres años o cuatro… lo que hemos podido al Señor Gavilán, el gobernador,

que es el que se ha opuesto del todo. Ahora se lleva uno muerto y vale pa todos, pero hasta hace tres o cuatro años… Ya en tiempo de Franco hubo problemas, muchos problemas.

Se metió una vez elgallo en una cesta, se metió en una cesta pa no darle al gallo, pero solo aquel año. Se le daba a la cesta y el gallo salía vivo, y a poner otro… pero eso fue un año y no gustó…

Esto del gallo eran tradiciones que yo se lo oí contar a mi padre… El quinto iba al galope, con todas las de la ley, a darle… y antes sí que le daban todos, porque sabían montar a caballo, pero ahora muchos chicos están pendientes de la espada y el caballo y pasan y no le dan al gallo o tiran la espada, porque no tienen costumbre de montar.

Antes le daban, y le daban a placer. No iban a cortar la cabeza, sino a darle un espadazo. Cada quinto pasaba una vez, y no puede pasar andando, sino al galope… Y si no se mataba pues se bajaba el gallo y se ponía otro.

El gallo sequedaba vivo, y en la tarde, como lo iban a comer, lo mataban las

mujeres, y si quedaba muerto, pues igual.

El gallo era na más que para un quinto… cada quinto su gallo. Ycada madre buscaba todo el año el gallo más bonito, y luego se cebaba hasta lo último. Y a ver qué gallo era más bonito, y se leponía un lazo. El gallo era sagrao en la casa. Y si no te había salido un pollo bonito pues ibas a la vecina:

“Mira a ver, que me corre el hijo el gallo… a ver si tienes uno bueno …”

El año que corrió Juan Tomás tenía Pepita un gallo blanco y precioso, y llovió la víspera o la antevíspera, y se riñeron dos gallos, y se manchó, todo el gallo manchado… Y cuando los preparativos para correr el gallo, pues lo lavamos bien lavado ylo secamos !con un secador! para que estuviera bonito.

Pasabael gallo un buen año para pasar una mala tarde.

Cada RELACION era del orden de 20 a 24 décimas. De 220 a 240 versos, y se los aprendían de memoria. Tenía que estar uno a la vera del quinto, y se lo iba diciendo… lo mismo era un primocarnal que sabe leer bien…le decía:

“Mírame la relación y estate al pie por si me equivoco…”

Y luego, hecha la RELACION y matado el gallo, iba todo el mundo a su casa, y luego era el baile. Los chicos iban vestidos con el traje, aunque tuvieran

sangre.

Entonces se dormía en la bodega o en el pajar, todos juntos, los quintos. Ahora ya cada uno va pa su casa… sivan…La cena del gallo era esa noche misma.

Al acabar el baile de la tarde, que llamábamos, después de los gallos, pues se hacía la cena. Iban los padres, y el que no tenía padre, aunque la madre estuviese de luto de tres años , pues iba un tío carnal o unprimo acompañando a la madre… era como una boda… Tenían que ir dos de la familia del quinto. Se hacía en casa del capitán.

Ahora ya no, ahora buscan un local. Ahora es mucho más fiesta y dura el doble. Antiguamente el lunes, al levantarse, que iban por todas las casas a correr elbollo… iban casa por casa por todo el pueblo… a correr el bollo, que era que en cada casa le dabas 8 o 9 bollos si eran 8 o 9 quintos. Ellos los cogían, era un dulce… como las águedas, que iban entre ellas casa por casa… Estos no, estos iban por todo el pueblo, menos a las casas de luto, a esas no. Se hacíanlos bollos blancos… porque como no ponían las gallinas por esas fechas… en Enero ponen poco. Pero como manteca había mucha que la matanza estaba reciente y vino también, pues se hacían bollos blancos.

Luego el lunes había baile también. Y los bollos los recogían, porque claro, no iban a comerlos todos, comían los tres primeros.

Pues luego los recogían, que hoy los siguen recogiendo… los llevan a una bodega, y tienen para comer pues veinte o treinta días por la tarde un rato, a charlar a la bodega y a comerbollos. Y ahora siguen lo mismo…

Antes había una tradición que se ha quitado, que solo se pagaba el baile de la tarde, el domingo en la tarde se pagaba el baile, pero en la noche y el baile del lunes no se pagaba, lo pagaban los padres de los quintos, que era pagar la entrada… era en ellocal, en la Panera del Marqués, que es un local que está muybien arreglado ahora.

Antiguamente costaba 50 céntimos, y ya en la noche no pagábamos nada, ni el lunes, porque eso lo pagaban los familiares de los quintos.

Ajustaban la música… y luego pedían el manojo. Unanoche salían a pedir el manojo, todos… Después de pasar esto,que ya era la despedida de esa quinta, que dejaban de serquintos, pues salían a pedir el manojo que llamaban. Pues era darle un manojo. Unos le daban un manojo, que en algunos pueblos luego lo vendían. Pero normalmente se le daba dinero, y con eso se pagaba la música.

Ahora el gallo sigue siendo sagrado… y vienen a correrlo chicos de fuera de aquí… Nosotros tenemos dos sobrinos carnales que están en Madrid, que no han nacido aquí, y han venido y lo han corrido… y así muchos…

En general sigue todo lo mismo… Han prohibido el gallo vivo y se ha puesto muerto… pero la tradición es la misma. Las RELACIONES enfocadas en el mismo sentido, las familias, losamigos, el quinto… todo lo que han tenido mal se le pone allí, pero al revés, en tono jocoso…

Lo que dicen bonito es elsaludo, el saludo de Castilla es precioso, es el comienzo, elsaludo a la gente.

La RELACION tiene una estructura: Saludo, luego después el picante, y la despedida. Antes la despedida solía ser seria, pero ahora ya no…

Ahora la cena se la hace un señor que se dedica a dar comidas. Le llevan los gallos… los gallos hay que comerlos. Cada quinto lleva su gallo. A los sobrinos de Madrid les crié yo el gallo.

Siempre tenía que estar atenta…

“Uve, no me dejes la puerta abierta que está el gallo cenando…”

Antes la mujer, la novia del quinto, no participaba en nada. Ahora participa como quinta, que nació en el mismo año que los quintos. Participa en los gastos, va a la misa con mantón de Manila y los chicos van con capa castellana. La misa es muybonita. Desde hace 10 o 12 años que ha entrado la mujer a los gastos. Van todos muy bien y es una misa muy bonita. Se ponen delante, el cura sale a darles la paz. Antes los quintos no participaban en nada de eso, y las mujeres menos… Sí, corrían las cintas… pero las cintas aquí se corrieron muy poco. Era una

cosa parecida, pero era con un punzón, coger una cinta que estabacolgada… pero esto de las cintas era en carnaval.

Aquí la RELACION y el correr el gallo son los chicos… pero en El Pego ya han dicho la RELACION y han corrido el gallo chicas.

Aquí la RELACION es muy seria, y la gente va a escuchar… Miraque hará frío y mira que se dice bien lo que aguantamos toda la santa tarde, que vienes a veces con los pies empapados… y sin embargo viene un gentío… y cada año más… Todo el terraplén de las bodegas está lleno de gente, mucha gente de fuera.

Aquí la RELACION se hace con rima…que tiene que rimar, si no, no gusta.

Hoy la fiesta dura hasta el miércoles. Antes era domingo y lunes, pero ahora empieza el sábado, un baile, y luego el ensayo general en las bodegas. Ahora eso es más abundante… llevan chorizo, llevan dulces… y antes también se llevaban, y sobraban los chorizos aunque no se tuviera al día siguiente para comer.

Perocada quinto llevaba el suyo. El lunes hacen el baile de la mañana, y el baile de la tarde. El martes… ahora traen una orquesta. Y todo se hace con el dinero de los padres… cuesta, cuesta dinero… Traen orquesta para el sábado, para el domingo, para el lunes… y pasacalle para el gallo y para andar por ahí

toda la mañana, para ir a la misa los quintos… pero que le cuesta también su dinero. Ahora el baile se cobra también elsábado por la tarde y el domingo por la noche, y luego ya es gratis.

Ya no salen a por el manojo, ya no hacen colecta. El bollo lo siguen corriendo el martes, y si no han acabado pues el miércoles, pasan por todas las casas del pueblo. O sea, que lo tradicional sigue. Y ahora asisten a las comidas los padres, los tíos carnales, los primos… La fiesta del gallo cuesta dinero.

Y ahora hay costumbre, que antes no… que si en los intermedios de la música van a casa del quinto, y lo mismo se te meten en casa veinte o treinta personas… y hay más que en una boda. Las puertas de las casas de los quintos tienen que estar abiertascontinuamente durante los dos días esos que dura la fiesta paraque todo el que quiera vaya a comer… tienen una mesa temerosa… toda clase de pinchos, dulces, frutos secos, licores… todo lo que quieras. Se van los padres al baile y allí queda uno de casa… Antes esto no… Si viene usted aquí connosotros y nos vamos a casa de Concha que tiene una quinta, pues

va usted tan majamente, es igual… como si viene su familia…va todo el mundo, porque no se le pone mala cara a nadie…

Estructura de la RELACION.

Saludo: al pueblo y a las mujeres

Parte central: Se habla sobre historias o anécdoas de la familia, amigos, etc.  en tono  “diciéndolo al revés”.

Despedida: el gallo se lleva todas la culpas. Desafío: diálogo de consulta entre el capitán y los soldados sobre la suerte del gallo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: