Posteado por: lenguajesculturales | noviembre 17, 2010

La hospitalidad sanabresa. Sanabria. Guía cultural


La hospitalidad sanabresa.

    

La situación geográfica del país sanabrés ha hecho posible el asentamientos permanente de gentes en estas tierras. Han existido numerosos castros de antiguos astures, más tarde sometidos por los romanos, y luego por los pueblos godos. Después de la crisis árabe en el valle del Duero, con la ayuda de la  repoblación de gallegos, asturianos, leoneses y castellanos propiciada al amparo del Monasterio de San Marín de Castañeda, se han configurado las diversas poblaciones sanabresas actuales.

Las mismas características orográficas han convertido a Sanabria en lugar de paso desde el noroeste de la península al valle del Duero, y viceversa, por las portillas del Padornelo y La Canda. Por ello, la hospitalidad ha sido una cuestión importante en la vida de los sanabreses, un signo de su identidad cultural.

Ya hemos descrito en otro apartado una de las manifestaciones que respondían a la necesidad de cobijo y sustento de los transeúntes, carreteros, viajeros y mercaderes que pasaban por Sanabria. Me refiero a las ventas que había a lo largo de la carretera, como la Venta del Empalme, Venta Garrapatas, Mombuey, Venta de San Tirso, Venta de Modesto, Venta Cernadilla, Venta de la Escoba, Venta de Robleda, Asturianos, Venta de Lagartijo, ; Palacios, Otero, Venta de la Pichicricha, la gran Posada de los perales, Venta Guerra, Venta de las Ánimas, Las Ventas de Terroso, con la Venta del Zorra y la Venta del ti Canana, Requejo, el Ventorro, la Venta de Padornelo, etc., todas en la carretera de Benavente a Vigo.

Además de estas manifestaciones de carácter comercial había otras que respondían a la misma necesidad de cobijo y sustento entre estas gentes, pero desde instancias humanitarias y religiosas. Cuatro manifestaciones culturales nos ayudarán a demostrar esas otras formas de hospitalidad no comercial que es característica de la cultura sanabresa: La iglesia de Santiago de los Cotos, la Alfóndiga de Sotillo de Sanabria, la leyenda del Lago de Sanabria, La cofradía de las Ánimas.

La iglesia de Santiago de los Cotos.

 

Entre los pueblos de Terroso y San Martín de Terroso se encuentra esta solitaria iglesia, cuya espadaña puede ser vista desde la autovía, pocos kilómetros después de Puebla de Sanabria, camino de Orense. Fue parroquia de la diócesis de Santiago de Compostela hasta los primeros años del siglo XX, aun perteneciendo toda Sanabria a la diócesis de Astorga, porque en época medieval, según la tradición, fue hospital de peregrinos del ramal sur del Camino de Santiago. Hoy, en medio del monte y la pradería, solitaria, pero no abandonada, es lugar de paso para los romeros compostelanos que quieren rezar al santo o celebrar la eucaristía camino de Galicia. Los vecinos de Terroso y San Martín de Terroso tienen en ella su parroquia, incluso algunos haciendo un paseo dominical de dos kilómetros, que para su edad es buena distancia. Todos ellos han oído hablar a sus padres y abuelos sobre el paso de “pelegrinos”  camino de la sierra hacia Santiago de Compostela. En las dos casas blasonadas de Terroso, la Ramalleira, ya en ruinas, y la del Mayorazgo,  se aprecia el signo compostelano de la concha.

La función hospitalaria de la iglesia, hospital o lugar de acogida de los peregrinos, fue asumida por los vecinos, y todavía hasta la mitad del siglo XX han pernoctado peregrinos en la Ramalleira o en alguna de las casas del municipio. Si el visitante de estas tierras cae por estos pagos podrá ver las flechas que orientan el Camino de Santiago. La iglesia de Santiago de los Cotos sigue siendo hoy un testimonio de la hospitalidad sanabresa.

La Alfóndiga de Sotillo de Sanabria.

Muchos son los que visitan Sotillo por sus parajes encantadores, pero también eran muchos los que antes camino del Mercado del Puente o iban hacia Porto, gentes que subían y bajaban a las ferias y mercados por el camino cercano a la cañada sanabresa. Testimonio de ello es una casa, cuya inscripción en el dintel de la puerta confirma lo que estamos exponiendo: “Esta Alfóndiga fundó Asensio Domínguez, vecino natural de este lugar de Sotillo, para los pobres de él y otros comarcanos y pasajeros. Año de 1619”. El almacén de grano para ayudar a los pobres del lugar también podía atender a los transeúntes, que seguro eran numerosos por aquellos tiempos. La Alfóndiga de Sotillo es otro testimonio del sentido hospitalario de las gentes sanabresas. Esta sensibilidad por el peregrino se transmitía de padres a hijos como una obligación moral, cosas que podemos constatar en la manifestación siguiente.

La leyenda del Lago de Sanabria.

 

Los investigadores dicen que esta leyenda fue difundida por los monjes del Monasterio de San Martín de Castañeda, como así parece que se repite en otros parajes lacustres que tienen un monasterio cercano, para “canonizar” el origen del lago y anular o prevenir otras leyendas paganas. Sin embargo, en este caso nos interesa subrayar un mensaje de fondo que transmite la leyenda: hay que ser generosos y hospitalarios con los pobres y transeúntes.

Dice la leyenda que un día pasó por allí un pobre pidiendo limosna, por el pueblo de Valverde de Lucerna (tomemos el nombre que utiliza Miguel de Unamuno), y que en ninguna casa a la que llamó le dieron nada para comer. Cansado de pedir llegó al horno del pueblo donde estaban cociendo unas mujeres, que apiadadas ante la necesidad del pobre echaron un bollo más de masa en la hornada de pan que se estaba cociendo, para dárselo después. El bollo se hizo tan grande que tuvieron que romper la boca del horno para poder sacarlo. Después el pobre dijo a las mujeres que se prepararan, porque una gran desgracia iba a caer sobre aquel pueblo. Con energía, al mismo tiempo que clavaba el bastón en el suelo, dijo: “Aquí finco mi bastón, aquí salga un gargallón”. El agua brotó con tanta fuerza y tan constantemente  que anegó el pueblo y lo dejó sumergido en el lago que hoy se ve. Dicen que si la isla del lago era el lugar del horno, lo único que se salvó del castigo; dicen que si las campanas de la iglesia del pueblo se escuchan en la noche de san Juan, pero sólo las oyen quienes están en gracia de Dios; dicen que si dos bueyes intentaron sacarlas, que uno lo logró y el otro no; dicen que si aquel pobre era Jesucristo…

La leyenda del lago enseña, o mejor dicho, amenaza a los paisanos “que tienen que ser hospitalarios”, de lo contrario, “un gran castigo caerá sobre ellos”. En una comarca donde siempre ha habido tanto transeúnte es significativa la presencia de esta leyenda.

Y este mensaje se hacía realidad en los pueblos de Sanabria donde todo pobre o peregrino que pedía cobijo podía ser atendido una noche en alguna de las casas del pueblo. Se le daba un lugar junto al fuego, un poco de caldo y un lugar para dormir. Hasta hace pocos lustros los alcaldes se encargaban de este menester. Así lo manifiestan dos informantes: “Al pobre o peregrino que lo pedía, el alcalde le asignaba la casa de un señor, quien creía que tenía mejor posición económica, y allí pasaba la noche. Después, si era un impedido, lo llevaban a otro pueblo en carro…” “De hospitalidad antes mucho… antes la gente era muy caritativa, aunque también la había muy antipática porque había pocos medios de vida. Se hospedaba mucho a los pobres y a los peregrinos. Había entre todos una norma, de que si había pobres que se veían inválidos y había que trasladarlos de un pueblo a otro… pues hoy te toca a ti y mañana a mí… se les llevaba en un carro a otro pueblo”. Ya fuese la casa por elección del alcalde, o porque se seguía un orden sin atender a la capacidad económica, los vecinos sanabreses se veían obligados a acoger una noche al pobre o peregrino que pidiera sustento y cobijo.

Una norma de la Cofradía de Ánimas.

Por último, la hospitalidad abarcaba todos los ámbitos, el de los vivos y el de los muertos. Según la tradición, todo el que moría dentro de los límites del municipio debía ser enterrado en el mismo, su alma quedaba adscrita a esa tierra. Esto obligaba a  que la Cofradía de Ánimas, asociación bastante común en los pueblos sanabreses, tuviera una cláusula en sus estatutos o constituciones donde se manifestaba la “hospitalidad” hacia los difuntos pobres, peregrinos o transeúntes: “ …Item, ordenamos y si muriere algún pobre del lugar o forastero asistan (los cofrades, casi todos los vecinos del pueblo) a su entierro con la cera (las velas) y le manden decir una misa de cuerpo presente…”  además de haberle hecho la tumba y enterrarle en su cementerio.

Sanabria es una tierra hospitalaria, o al menos siempre lo ha intentado ser. El visitante encuentra hospitalidad en su paisaje, el aire, al agua, la frescura, el buen ambiente natural. Y también la debe encontraren los paisanos sanabreses, porque en cierto modo siempre han tenido esa obligación, forma parte de su identidad cultural.

Juan Manuel Rodríguez Iglesias.

Anuncios

Responses

  1. Saludos Hermanos desde Venezuela… Me gustaria conocer el escudo de armas de los primeros Sanabrias pobladores de esas hermosas ciudades y saber un poco de su historia… Por favor enviarme informacion o pag web donde pueda indagar y conocer mas a cerca de nuestros ancestros… Gracias… Dios los Bendiga Siempre….
    atentamente Domingo Jose Sanabria Rusa

    • Gracias por entrar en el blog. En este mismo blog, “lenguajes culturales.wordpress.com” encontrarás en el menú de la derecha “Sanabria Guía cultural 1”, un apartado titulado “Historia de un municipio sanabrés”, que, aunque se refiere sólo a la historia de un municipio de Sanabria, a dos pueblos, se puede extender a toda Sanabria gran parte de lo que se dice en él. Este blog es de etnografía y antropología cultural, y los temas de heráldica e historia los trato incidentalmente. De todos modos tengo bastantes fotos de los escudos que hay en las casas antiguas de Puebla de Sanabria, la población más importante de la comarca, Sanabria. En atención a tu llamada voy a ponerlos cuanto antes en el blog. Y si encuentro más escudos por algún pueblo los añadiré. En España el apellido Sanabria no es raro, pero no puedo darte más información al respecto. Sólo puedo aportarte las fotografías de los escudos que hay en algunas casas de Puebla de Sanabria y algún otro escudo que añado de otros pueblos. Un saludo, y suerte en la pesquisa. Si cae en mis manos algo sobre lo que preguntas procuraré reenviártelo. Juan Manuel Rodríguez.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: