Posteado por: lenguajesculturales | septiembre 13, 2010

VIRGEN DEL CASTILLO. Fariza, Sayago. Zamora.


VIRGEN DEL CASTILLO. Fariza, Sayago. Zamora.

     

Al igual que la Virgen de la Luz, la Virgen del Castillo tiene un origen humilde. Alguien encuentra una imagen en un castro (Virgen del Castro), castillo o fuerte  ( o en una fuente cercana, dicen otros), antiguo lugar habitado al borde de un gran cañón, e inmediatamente la iniciativa humana quiere cobijarla en el lugar donde se ha aparecido, construyendo una ermita. El lugar es agreste, accesible por un lado pero enmarcado por dos gargantas profundas que lo hacen impresionante: rodeando la ermita cortinas con almendros y algunos olivos y encinas; después  peñascos de granito salpicados por enebros precipitándose al vacío. Leemos a la entrada : “Esta ermita se construyó en el año 1803 sobre los restos de una antigua fortificación. Todos los años en el mes de Junio, se celebra la romería de “los Viriatos”, a la que acuden con sus pendones los pueblos colindantes”. Parece ser que antes de esta fecha ya había ermita y no fortificación porque en el interior se lee en un muro: este arco se yzo el año 1605 siendo maiordomo… (Luis Cortés. 1975).

El culto a esta advocación es anterior a los comienzos del siglo XIX. Probablemente apareció en época medieval. “ En este lugar tan propicio en épocas de morismas y luchas de credos, una vez más, el pueblo, según la tradición, escondió una imagen de la Virgen en aquella zona abrupta, salvaje e inhóspita y pasado el tiempo, se olvidó; pero un buen día se apareció en unas peñas y el pueblo le construyó una ermita pequeña” (Ramón Manuel Carnero. 1985). Hay muchas Vírgenes con la advocación de El Castillo en España (Jaén, Valencia, Zaragoza, Teruel…). El perfil geográfico de esta devoción, un montículo cerca de un gran barranco, puede ser también lugar primitivo de hierofanías seculares.

En una escarpada loma

do extenso horizonte abarca

como muro de granito

se alza el castillo bendito

de la que es reina y patrona

de Sayago y su comarca.

Es la mística atalaya

imán de los corazones,

faro que alumbra y vigila

a Fariza y sus regiones.

(Julia Zamora)

 

El proceso posterior de asimilación como símbolo colectivo cristiano sufrió las vicisitudes de los hechos humanos: … que si el lugar era de Cozcurrita, y pasó a Fariza el terreno porque les quedaba más cerca, cambiándolo por terrenos de Fariza en Cozcurrita… que si se creó una cofradía con mucha fuerza económica en tierras y ganado… que si vino un párroco y se hizo el administrador y amo de todo… que si desapareció el poder económico de la cofradía… que si se hicieron quiñones entre los vecinos del pueblo con las tierras de la cofradía que rodeaban la ermita… (Ramón Manuel Carnero. 1985)

La historia y la leyenda van dando cuerpo a una devoción, pero en ella se descubre el fondo de la naturaleza humana, limitada, necesitada, que busca fuera de sí misma sentidos, soluciones a sus problemas, orientaciones en la vida. Y las materializa en símbolos comunes, compartidos, porque también son comunes los problemas que los hacen surgir. “ … Por otra pared del santuario cuelgan exvotos varios: trenzas y cabelleras que se ofrecieron a la Virgen  con ocasión de alguna grave enfermedad, brazos, piernas  o simulacros de cuerpo entero de cera, que representan los miembros curados o la persona entera que a Ella se encomendó y fue escuchado.” (Luis Cortés. 1975).

Baile agarrao.

Fariza cae en un llano

Y el puente grande en el medio.

Y la Virgen del Castillo

A las orillas del Duero.

 

A la Virgen del Castillo

Le tengo de dar un manto

Con las estrellitas de oro

Para el día de su santo.

Cancionero de Folklore Zamorano. Miguel Manzano. Ed. Alpuerto. Madrid. 1982.

La Virgen del Castillo, como también la Virgen de la Luz,  es también Virgen de la raya, esta vez en la parte española. Portugueses y españoles se encuentran en su fiesta, a primeros de Junio. “Los portugueses también venían, y daban muchas limosnas, casi como si fuera suya la Virgen”. En este caso la raya es tan imponente, el río Duero, encajonado en un gran cañón profundo, “las Arribas” (como dicen en estos pueblos de Zamora), que no hay ambigüedades de límites, todo se realiza en suelo español.

Hay tres fiestas alrededor de esta ermita. La traslación de la imagen al pueblo, el retorno a la ermita, y la fiesta de la Asunción el 15 de agosto. “ La gente le ofrecía ovejas, de tal suerte que la Virgen –como se dice- llegó a tener el mayor rebaño del bajo Sayago. Si las ovejas criaban hembras, se las dejaba para aumentar la piara y si salían machos, los sacrificaban en la fiesta del 15 de agosto” (Ramón Manuel Carnero. 1985).

El lunes de Pascua (en la actualidad el domingo de Resurrección), el día de “Pasquilla”, se trasladaba la Virgen a la parroquia de Fariza. Los devotos merendaban en la ermita, tal vez en la casa de cofrades que estaba junto a la ermita, con soportal, varias estancias y horno de cocer pan en su interior.

Permanecía en el templo del pueblo hasta el lunes de Pentecostés (en la actualidad en el primer domingo de Junio). El día anterior los vecinos paseaban a la Virgen por el pueblo, llegando hasta el cementerio, en señal de despedida particular de los vecinos de Fariza. Al día siguiente varios pueblos vecinos acompañaban a la Virgen hasta su ermita, dando lugar a la romería de “los Viriatos”. Parece ser que los pueblos de Cozcurrita, Mámoles, Palazuelo, Badilla y Argañín hicieron un voto a la Virgen por librarles de una epidemia de ganado vacuno.

Fariza es la poseedora y la controladora de la ermita, la imagen y la devoción, aunque los demás pueblos de alrededor, tanto españoles como portugueses comparten la devoción y acuden con sus pendones, “los Viriatos”, y acompañan a la Virgen a su lugar.

La Virgen también es hermana con otras vírgenes de los alrededores: Nuestra Señora de la Encarnación o Valverde, Virgen del Naso, Nuestra Señora de la Luz, Nuestra Señora de Gracia, y la Virgen del Castillo (Rodríguez Pascual. 1990).

A su vez también forman hermanamiento las tres vírgenes sayaguesas: La Virgen de Gracia de Villamor de Cadozos, La Virgen de Mediavilla, de Villamor de la Ladre, y la Virgen del Castillo. (Ramón Manuel Carnero. 1985)

Reflexiona Francisco Rodríguez Pascual sobre este significativo hecho de los hermanamientos entre patronas locales: “ (Es) hecho constatado por la investigación etnológica, que los pueblos han establecido con frecuencia relaciones familiares entre las advocaciones marianas: madre-hija, tía-sobrina, primas, hermanas, hermanastras…, hasta hermanas de leche… A esto hay que añadir que fue práctica habitual reforzar los lazos familiares entre las Vírgenes mediante votos específicos de los ayuntamientos, que comprometían a las corporaciones municipales y a los pueblos respectivos a visitar anualmente a las Vírgenes de la familia el día de su fiesta, portando la imagen propia, con todo el atalaje de pendones, pendonillas, “señas”, estandartes… En los libros parroquiales de finales del siglo XVII y comienzos del XVIII es fácil encontrar constancia de votos de este tipo, que después se fueron olvidando en el transcurso del tiempo.” (Rodríguez Pascual. 1990)

Juan Manuel Rodríguez Iglesias.

Bibliografía.

– CORTÉS VÁZQUEZ, Luis. 1975. Mi libro de Zamora. Salamanca.

– CARNERO FELIPE, Ramón Manuel 1985. Sayago… al otro lado de la leyenda. Zamora.

– RODRIGUEZ PASCUAL, Francisco. 1990.  “La villa de Alcañices acoge a las cinco vírgenes hermanas en la frontera” en El Correo de Zamora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: