Posteado por: lenguajesculturales | septiembre 8, 2010

EL CICLO VITAL. Los casados/as, adultos/as: los vecinos. Sanabria. Guía cultural.



Los casados/as, adultos/as: los vecinos.

(Este texto ha sido publicado en Edades del hombre. El ciclo vital en Zamora y León. II. Noviazgo y boda. Familia y vecindad. Editorial Semuret. Zamora 2005. Biblioteca de Cultura Tradicional Zamorana nº 12)

El nuevo matrimonio dejaba de ser del grupo de los mozos para engrosar el segmento poblacional m s numeroso del municipio, los adultos, que entendido desde el estado civil era el colectivo formado por casados/as, viudos/as y solterones/as, el grupo del que salían los componentes del CONCEJO.

El primer problema con el que se enfrentaba el nuevo matrimonio era la casa donde vivir.

” Acabada la boda se juntaban ellos y a vivir su vida, o bien se quedaban ellos en casa de sus padres o bien se buscaban un cacho de casa para apartarse, y los que no tenían casa, iban uno a casa de un padre y otro a casa del otro, y seguían as¡ un mes o una temporadica;  el muchacho venía a dormir donde la novia y dormía allí, y a lo mejor cenaba, y alsotro día marchaba a casa de su padre para ayudar a trabajar. Pero eran pocos los que hacían eso, luego buscaban un sitio. En ese momento no heredaban nada, no heredaban nada hasta que no morían los padres. Vivían porque siempre había jornales… la miseria regañada… se buscaba lo que se podía...”

Muchas veces se casaban, la mujer se quedaba con los padres y unos emigraban a Cuba, otros a Buenos Aires a buscar dinero. Antes se hacían pocas casas, no había dinero para hacerlas; costaban poco, pero aún ese poco no lo teníamos.”

La neolocalidad de los matrimonios recientes era rara en un municipio como el de Terroso, ya que “no había apenas casas en San Martín y en Terroso, y se construían pocas”. El municipio propiciaba un tope máximo de casas o familias independientes. La mayoría de los nuevos matrimonios debía integrarse en una casa ya establecida.

El sistema de herencia que se observaba en el municipio de Terroso estaba relacionado con la antigua costumbre del MAYORAZGO, el MELLORADO o MEJORADO gallego[1] .

Pequeños restos de la antigua práctica del MAYORAZGO eran la costumbre por la que los padres no partían las fincas hasta el último momento de su vida, dar una finca m s o algo similar al hijo que había permanecido en la casa de los padres hasta su muerte, el ingreso de los nuevos matrimonios en la casa delos padres, sobre todo si eran los primeros casados de la familia, etc.

Cuando había MAYORAZGO, el hijo MEJORADO se casaba y seguía en la casa de los padres trabajando con ellos y heredaba la mayor parte de los bienes familiares. Los restantes hermanos y hermanas, o permanecían solteros viviendo en la casa paterna, o salían de ella a casarse fuera, o se hacían eclesiásticos.

Esta institución perseguía la indisolubilidad de los bienes de una casa y su continuidad en las generaciones venideras, e indirectamente era el seguro de vejez del padre y la madre que transmitían los bienes al MAYORAZGO.

Lisón Tolosana (1983) destaca que en Orense no existía esta institución, generalizada en las restantes provincias gallegas, y además no se hablaba bien de ella. En Orense seguían un sistema de herencia por PARTIJAS iguales a cada heredero legítimo. En nuestro municipio, casi vecino de Orense, se conocía la antigua existencia del MAYORAZGO, al menos entre algunas familias, y también se veía mal la costumbre de dar toda la herencia a un hijo y dejar a los otros sin nada.

Como en Orense, en el municipio de Terroso el sistema consistía en repartir en partes iguales toda la herencia entre los hijos o legítimos herederos. Todos recibían la parte proporcional de la herencia que transmitían sus padres. Eran las HIJUELAS. Si un padre o una madre tenía tres hijos herederos, hacían tres HIJUELAS iguales y se sorteaban entre los tres.

Lisón Tolosana (1983) hace ver muy acertadamente en su estudio sobre esta costumbre que  en la casa orensana no existía MAYORAZGO que mantuviera la casa indivisa, pero había otros modos de transmitir la herencia, de manera que tuvieran el mismo efecto contra la división indefinida de la casa y la pérdida de su continuidad. Esto se lograba con los matrimonios entre parientes cercanos de la misma familia, primos carnales y primos segundos. De esta manera, aunque las HIJUELAS dividían el patrimonio de una casa, la nueva casa que se formaría al casarse parientes cercanos volvía a unir dentro de s¡ bienes que pertenecieron a abuelos y bisabuelos comunes. Y esto mismo lo encontramos en el municipio de Terroso, donde nuestros informantes solían coincidir al afirmar que antes los matrimonios se formaban dentro del municipio y, además, era frecuente que se buscara casarse con algún pariente cercano.

Había familias que no se casaban si no era entre ellos, si no era con la familia. No querían repartir las fincas.”

El matrimonio no sólo era preferencial dentro del municipio, sino también dentro de la familia. Los matrimonios preferenciales con primos estaban propiciados por la necesidad económica de la unidad de las fincas, y colaboraban a paliar la excesiva parcelación de tierras, cortinas y prados, sobre todo en las cortinas que rodeaban el pueblo, donde el terreno estaba excesivamente dividido, ya que era la mejor tierra y la más cercana para cosechar productos de primera necesidad para la casa.

Hay que sospechar que el sentido común de nuestros vecinos procuraba que al realizar las HIJUELAS  de una casa no se dividiera cada finca en tantas partes como hijos o herederos tenía el que transmitía la herencia, sino que las fincas se repartían enteras en su mayoría, de modo que al final cada HIJUELA tuviera igual o muy similar valor en el total de cada una. Nunca se llegaba a la división antieconómica de las fincas, pero el minifundismo de este municipio, manifiesto en muchas de las zonas de cortinaje cercanas al pueblo o en las hojas de sembradura de centeno de algunos pagos, era provocado por el escaso terreno de cultivo en comparación con el monte y el pastizal que llenaba m s de dos tercios del término. Las aproximadamente m s de cien casas a las que podía dar vida este municipio necesitaban todo tipo de terreno: pradería, tierra, cortina, majada… y el m s escaso era precisamente el m s dividido, la tierra y el cortinaje.

En el interior de la casa, con escasas separaciones, se acomodaba al nuevo matrimonio como podía . En el mismo local podían tener su lecho dos matrimonios, junto con los hijos del matrimonio ya establecido, hermanos de uno de los recién casados.

Y antes las casas, pues ya las ves, estaban todas en un cuerpo, no había habitaciones. Antes todo era un hueco, y allí vivía el padre ,la madre, los recién casados, los hijos, una tía soltera… todo el mundo.”

Los terrosanos no prestaban gran cuidado al lugar en el que vivían, era m s importante para ellos tener donde trabajar. El matrimonio que lograba independizarse en una casa aparte de los padres se conformaba con poco.

Algunos, muy pocos, arreglaban una casa y se metían en ella, pero nada, no tenían nada. Las camas eran cuatro tablas en una esquina y un jergón de paja, el que lo tenía, y si no, un feje de paja”.

La vida de la nueva familia, si se integraba en otra ya constituida estaba bajo el mando del suegro o suegra, y si lo graban independizarse solía estar dirigida por el marido, aunque podía haber sus excepciones, dependiendo del carácter de los cónyuges o de la aportación económica que cada uno había hecho a la nueva casa.

Entre los matrimonios hechos por conveniencia o entre los que se habían formado por la voluntad de ellos mismos existían los lógicos problemas de convivencia, sobre todo si tenían que vivir con los padres o con los hermanos de uno de ellos. Cuando había desavenencias entre los nuevos casados se decía :”pronto se les ha acabado el pan de boda...”

La vida transcurría. Morían los padres, heredaban lo que pertenecía a cada uno y con eso formaban una nueva casa o continuaban en la que estaban, añadiendo lo que pudieran conseguir a lo largo de su matrimonio.

Era el tiempo, con los hijos crecidos, en que el adulto/a recibía por parte de los vecinos del pueblo el prefijo social que definía su situación en el grupo: el TI. Los vecinos que ya superaban la mediana edad tenían delante de su nombre o de su apodo esta apócope parental de tío/a: el TI Agustín, la TI Encarnación, el TI Genaro, la TI Prudencia, el TI Andrés CARRANO, el TI RAMALLEIRO…

Nuestro vecino era ya un hombre de CONCEJO, incluso podría haber ejercido alguna vez de alcalde, concejal, juez, vigilante, etc. en le municipio. A su mujer, como a ‚l, las arrugas de la cara le escondían la vitalidad de sus cuerpos y restaban años reales a quien los contemplara.

No existía separación entre el grupo de los adultos y el de los ancianos. Un sanabrés era anciano cuando dejaba de trabajar porque no se valía por s¡ mismo.

Todos trabajaban hasta que se morían. Viejicos, viejicos, cuitadines, tenían que ir con la hacienda. Ese era el oficio de los viejos, ir de pastores.”

Nuestros informantes no nos confirmaban lo que decía  César Morán en 1928, ” los viejos que no pueden trabajar toman el sol delante de las casas, las viejas hilan, y unos y otros cuidan los nietecitos mientras los padres trabajan en la tierra, en la era, en el prado[2]. Podía darse esta situación entre pocos vecinos del municipio. El sanabrés vivía hasta la muerte para la tierra y la hacienda, sus únicos seguros de vida.

______________________________________________.

NOTAS.

[1] Lisón Tolosana (1983) presenta el modo orensano de transmitir la herencia  por PARTIJAS en las páginas 181,193 y 305 y siguientes, sobre todo las páginas 321-324, razonando que este sistema de PARTIJAS perseguía la indisolubilidad de la casa cuando en la aldea las familias  procuraban matrimonios preferenciales entre primos.

[2] César Morán (1986) , página 64.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: