Posteado por: lenguajesculturales | septiembre 5, 2010

El filandar o serano. Sanabria. Guía cultural.


El FILANDAR o SERANO.

Un segundo signo cultural del lenguaje social de cualquier pueblo sanabrés era la reunión invernal nocturna protagonizada por los mozos y mozas de cada pueblo que antiguamente llamaban FILANDAR, y que algunos de nuestros informantes también llamaban SERANO(26).

A primera vista el FILANDAR estaba dentro de la sucesión de trabajos que necesitaba el lino para poder ser llevado al telar. El FILANDAR tomó su nombre de lo que se hacía en él, FILAR el lino. Pero también se convertía en un lugar de flirteo, de juego y de ronda de los mozos y mozas.

El filandar era cuando se juntaban las jóvenes, e incluso alguna mayor, a hilar y a bordar en un cuadra. También venían después los mozos. Luego se le llamó  serano...”

Tenemos que advertir que hasta la primera mitad del siglo XIX la producción de lino era una de las más importantes, por lo que no era de extrañar que generase signos sociales a lo largo del proceso de obtención de este material. Con el progresivo abandono del cultivo del lino por la introducción de nuevos tejidos al abrirse las comunicaciones de esta zona, el FILANDAR dejó de ser una reunión básicamente para hilar. Algunos informantes se olvidaban de este primer motivo de existencia de la reunión, FILAR lino, para entenderla como un baile en algunas noches de invierno.

En Terroso se hacía el serano los jueves y los domingos, y no se iba a hilar, sino a pasar el rato. Había baile con tambor y pandereta...”

Llamémoslo SERANO o FILANDAR, ambos términos se referían a un mismo signo cultural, aunque en diversas etapas de su evolución. FILANDAR era el término antiguo, SERANO era el término m s moderno. Los dos tenían en común ser una reunión invernal nocturna, en una cuadra adecentada y limpia.

Siempre había un sitio fijado para el serano, una cuadra de algún vecino que no la usara mucho.

Se organizaban los mozos y las mozas, la juventud, se juntaban en las cocinas o en las cuadras. La juventud para hilar, en las cocinas quedaba la gente mayor, y  la juventud en las cuadras.

El FILANDAR  tenía un lugar y un tiempo concretos. No era una reunión espontánea, sino prefijada por la costumbre.

En San Martín el filandar sin mozos era los martes y los viernes, con mozos los demás días.”

Lo del filandar era en invierno. Empezaba cuando había que mazar el lino, cada uno lo espadaba en casa, pero luego, una vez espadado y mazado, pues ya en invierno se hilaba en el filandar.

Empezaba el filandar en octubre, en cuanto se terminaba de recoger las patatas, y para hilar, sobre todo en diciembre y enero. Además había tradición de que dos días no se hacía ronda, no había baile, que eran los martes y los viernes.”

Para nuestros informantes decir FILANDAR era recordar imágenes muy variadas de una costumbre: hilar, bailar, rondar, jugar… Durante el SERANO o FILANDAR  mozos y mozas iniciaban los primeros flirteos y jugaban en un ambiente distendido, jocoso, en algunos momentos grosero y bruto.

Después de cenar se rezaba el rosario en invierno, luego había quien iba al serano con la rueca. Los jóvenes y algún mayor se juntaban en una cuadra a pasar el rato de noche. Siempre había un sitio fijado para el serano. Las mozas iban a hilar, y los mozos a apagar el candil que se ponla en medio. Cuando lo apagaban se daban unos baldones unos contra otros…para acá  y para allá. Había alguno que se aprovechaba y metía mano a las chicas, lo que se llamaban los trinchos, apretarle las tetas o las nalgas a una moza. El serano duraba unas horas, pero como se pusieran cabezotas algunos, se colocaban en la puerta y no salía nadie hasta que ellos quisieran.

Al FILANDAR no sólo iban los mozos del pueblo o del barrio donde se organizaba, sino también acudían mozos de otros barrios o pueblos. Las mozas de otros barrios o pueblos normalmente no venían. Algunos mozos pretendían a mozas del pueblo vecino y acudían a su FILANDAR para cortejarlas. Era difícil que este cortejo acabara en noviazgo serio.

Iban los de Terroso para San Martín, y los de San Martín para Terroso, venían de Santa Colomba, de Requejo, de Pedralba, los chicos venían de todos los sitios, y as¡ que daba en entrar los chicos, pues ya traían el tambor, y nosotras a pandereta y a hacer baile y bailábamos como locas…

El hecho de que pudieran entrar mozos de otros pueblos generaba conflictos cuando las mozas atendían más a los de fuera que a los del propio pueblo o barrio. Ya vimos que el lenguaje social sanabrés propiciaba la formación de parejas dentro del municipio. El conflicto aparecía cuando esto no ocurría.

Contaban que una vez las mozas de Terroso tenían novio en Pedralba, y en los bailes y en las fiestas pues siempre estaban con los de Pedralba. Los mozos de Terroso estaban picaos por esto y decidieron hacer un arresto a todas las mozas de Terroso. Idearon que levantarían el arresto si hacían una prueba. Consistía en dar un beso a uno de los más feos. Ninguna quiso. Pero en el filandar la tí María Cuca dijo que s¡ que ella lo hacía. Se acercó a él y en el momento que le arrimaba la cara le plantó y le restregó una buesta de vaca que llevaba escondida debajo del mandil...”

Aunque esta graciosa anécdota nos podría hacer pensar que las mozas terrosanas elegían como novios a mozos de Pedralba, la realidad era que, al final, la mayoría de las mozas acababan casándose con mozos del mismo municipio.

Primero mucho hablar, mucho divertirse, mucho tocar a pandereta con os de Pedralba, con os de Requejo, pero a la hora de la verdad se iba con los del pueblo, fuera del pueblo pocos venían a casarse.”

El FILANDAR era un signo del lenguaje social sanabrés de gran importancia en la edad juvenil de estas gentes. Las mozas, con la excusa de pasar el rato FILANDO lino, esperaban a los mozos que, después de dejar las faenas de su casa, buscaban un rato de alegría y diversión regulado y asumido por el lenguaje social del pueblo.

Otros signos colectivos de lenguaje social.

Hemos destacado dos signos del lenguaje social sanabrés que nos han parecido significativos en su vida cotidiana. Alo largo del trabajo los hemos mencionado y los volveremos a mencionar en diversos momentos, así como otros tantos signos generados por el esfuerzo cooperativo y cohesivo que necesitaba el grupo de hombres y mujeres que formaban el antiguo municipio de Terroso.

Si el FILANDAR era la diversión de la juventud en los días de invierno, el BAILE de los domingos por la tarde en verano era la otra diversión de los jóvenes sanabreses.

En verano era el baile todos los domingos. No solía haber gaitero, bastaba con que una moza tocara la pandereta y cantara y otro tocara el tambor. En Terroso lo hacían en el Cabeceiro, y en San Martín también se hacía…

También algunos signos del lenguaje social y  tradicional de la vida de cada vecino formaban parte , a su vez, de la vida del pueblo o del municipio. Destaca, por ejemplo, el baile y el convite de las PROCLAMAS de una boda, en el que participaban todos los del pueblo, o el día de la muerte de un vecino en el que también todo el pueblo participaba en diversos momentos, en el velatorio, en el entierro etc.

Dentro del desarrollo de los lenguajes culturales recordamos también signos como los TRABAJOS VUELTOS, la MAJA, el acarreo de piedra para una casa en construcción, el intercambio de hogazas de pan, el aprovechamiento en grupo de los terrizos o cerezales, etc. Todos ellos signos colectivos de lenguaje social.


(26) ” Filandar era el nombre vulgar, serano era el  nombre más fino.” (San Martín. G)   Sobre el término FILANDAR, y una breve descripción de esta costumbre, tenemos los datos de Krüger (1925), página 255. La descripción es distinta que la obtenida en Terroso y San Martín de Terroso. Krüger recoge en una nota a pie de página los FIADEIROS o HILANDARES como de familias en las  cocinas (no habla de reuniones de jóvenes en cuadras), según se documentó en la obra de N. Tenorio cuya primera publicación se hizo en 1914 sobre la  aldea gallega de Viana del Bollo, que en la edición que manejamos nosotros (1982) se encuentra en las  páginas 144-145. En la Cabrera R. Carnicer (1985) recogió el término SERANO, cuya realización coincide con la de nuestro municipio, ” …reunión nocturna de mozos y mozas, donde éstas hilan…” Página 109.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: