Posteado por: lenguajesculturales | agosto 31, 2010

Apuntes sobre el clima. Clima y lenguajes culturales. Sanabria. Guía cultural.


Apuntes sobre el clima en Sanabria. Clima y lenguajes culturales.

El antiguo municipio de Terroso, como cualquier municipio de Sanabria, poseía zonas de tierra fértil suficientes para que se desarrollase un grupo humano de varios centenares de individuos. Estaba enclavado en el camino natural hacia el noroeste peninsular, lugar de paso obligatorio para peregrinos y arrieros. Su terreno producía una rica  flora y fauna, y el agua brotaba en innumerables cortes del terreno, porque el clima así lo propiciaba. Sin embargo  el clima era, a la vez, una de las dificultades clave para sacar el mayor rendimiento posible a una tierra que se consideraba de buena calidad: tierra con abundante piedra para el centeno y tierra oscura para el regadío (13).

En verano, calor y tormentas; en otoño, lluvias constantes; en invierno, nieve duradera; en primavera, heladas y tormentas devastadoras. Este clima podía truncar con mucha frecuencia las esperanzas económicas de los vecinos, por lo que su tradición cultural había creado formas concretas para defenderse de él, signos de lenguaje ecológico: la casa, la forma de vestir, o el modo de almacenar las cosechas… Eran respuestas concretas a un clima adverso. En la última década del siglo XX los informantes coincidían en afirmar que el clima ya había variado en esta zona, pero podemos dar una visión aproximada de lo que pudo ser el clima al comenzar el siglo para comprender el final de la cultura tradicional sanabresa.

El lamento más habitual en boca de nuestros informantes al hablar del clima era decir “la tierra es buena, produce todo lo que le eches, pero el clima era malo, la nieve y las heladas no dejaban criar nada… se vivía miserablemente antes...” Ellos insistían sobre todo en la crudeza del invierno.

“Había muchas dificultades en invierno, cuando las nieves y los hielos  se veía uno bloqueado, incomunicado. Pero como se cosechaba de todo, se llenaba uno de todo, y había que vivir de aquello en invierno… Si nevaba ya no salían las ovejas…es que entonces caían nieves que duraban…de sesenta u ochenta centímetros, y duraban veinte o treinta días…”

(San Martín. Ti Galán)

La información que nos pueden aportar los vecinos es muy genérica. Otra aproximación al clima sanabrés y terrosano pueden ser las breves notas que se han adjuntado en publicaciones y escritos particulares sobre la zona de Sanabria (14).

El Diccionario de Madoz, en la mitad del siglo XIX, es muy breve al caracterizar el clima de Terroso y San Martín: “… su clima es frío, pero bastante sano.”(15). En la voz PUEBLA DE SANABRIA añade algún dato más: “Su clima durante nueve meses frío y húmedo, en los tres restantes seco y caluroso” (16).

En el LIBRO DE VISITAS DE INSPECCION de la Escuela de Terroso el maestro escribía sobre el clima: “fresco y húmedo” (1917), “frío” (1919,1922,1925).

La mejor aproximación que hemos logrado sobre el clima sanabrés, no desde la estadística meteorológica, sino desde las consecuencias que el clima tenía en la vida de aquellas gentes, se encuentra en las noticias que EL HERALDO DE ZAMORA  publicaba desde 1896. Hemos tomado una década característica de nuestra etapa de estudio, 1897-1910, probablemente la década en la que este periódico atendía con más asiduidad la información recibida de las zonas limítrofes de Zamora. La sucesión cronológica de las noticias nos da una visión de las alteraciones climáticas más significativas de Sanabria al finalizar el siglo XIX y comenzar el XX.

Otoño.

12-XII-1896

“Dicen de Puebla de Sanabria que ha caído en aquella comarca y las Portillas una copiosa nevada anteayer.”

Invierno.

12-I-1897

“Continúa el temporal de nieves en el partido de Puebla de Sanabria.”

19-II-1897

“El temporal ha mejorado, después de sufrir las consecuencias de las intensas nieves, que dio por resultado mucha mortandad de ganados, que ha venido a aumentar la miseria de este país del que en demanda de buscar sustento ha emigrado la mayor parte para otros países”

20-XII-1899

“Según noticias de Puebla de Sanabria, ha nevado copiosamente en aquella comarca.”

9-II-1900

“Nos comunican de Calabor que el da 4 se desencadenó un huracán que causó grandes daños en aquella comara. Al día siguiente cayó una nevada que los nacidos no han conocido otra igual. Todos los caminos se hallaban intransitables, sin poderse comunicar con los vecinos. Se considera que sea la ruina de muchas familias, pues gran número de ganados han muerto de hambre.”

17-II-1900

“A causa de la copiosa nevada del día 11 se desbordaron los ríos Tera y Rivadelago…”

21-III-1900

“Según nos comunican de Puebla de Sanabria ha nevado copiosamente en muchos pueblos de aquel distrito. La sierra está completamente cubierta de nieve.”

Primavera.

10-IV-1900

“Nos dicen de Puebla de Sanabria que por aquella región ha nevado copiosamente.”

Verano.

27-VIII-1900

“Nuestro corresponsal en Puebla de Sanabria nos escribe diciendo que después de la pertinaz sequía del verano ha llovido abundantemente los días 24 y 25 asegurándose una buena cosecha de patatas y lozanía en los prados, £nica fuente de riqueza de aquella región.”

Invierno.

14-I-1901

“Nuestro corresponsal de Puebla de Sanabria nos dice que por aquel país ha caído una copiosa nevada haciéndose imposible el tránsito por los caminos. Los correos llegan con bastante retraso.”

18-I-1901

“Nuestro corresponsal en Puebla de Sanabria nos comunica que … la copiosa nevada que desde el lunes pasado hay por aquel país.”

22-I-1901

“…la nieve no se ha terminado de deshacer, a causa de las fuertes heladas que se dejan sentir, haciendo imposible el tránsito de los caminos hasta bien entrado el día.”

26-I-1901

“Nos escriben de Puebla de Sanabria diciendo que las vías de comunicación de aquel distrito se hallan interceptadas a causa de la copiosa nevada que ha caído días atrás…”

Verano.

24-VII-1901

“Nos comunican de Puebla de Sanabria que los calores son excesivos, habiendo marcado el termómetro 30 grados a la sombra.”

Otoño.

27-IX-1901

“En toda la comarca han comenzado las labores de los campos en inmejorables condiciones a causa de las últimas lluvias.”

21-XI-1901

“Nos dicen de Puebla de Sanabria que en las sierras de Cabrera y Porto ha nevado copiosamente. En algunos pueblos limítrofes a las sierras cayeron algunos copos            no llegando a cuajar.”

Invierno.

27-XII-1901

“En el partido de Puebla de Sanabria ha nevado estos días copiosamente.”

30-I-1902

“Nos dicen de Puebla de Sanabria que el 27 del actual se desencadenó un horroroso huracán que arrancó algunas techumbres de las casas y se llevó varias mederas de paja y yerba.”

5-II-1902

“Nos dicen de Puebla de Sanabria que desde el día 1del mes actual no ha cesado de nevar, habiendo en algunos puntos, cerca de un metro de nieve.”

Primavera.

1-IV-1902

“Nos escriben de San Justo, pueblo del Partido de Sanabria, que durante estos días pasados ha nevado copiosamente.”

Verano.

30-VI-1902

“…. en Lubián… el día 24 del actual descargó sobre aquel pueblo una horrorosa tormenta, teniendo que prestar auxilio en la casa (de algunos vecinos)…

2-VII-1902

“Comunica el alcalde de Cional que el 27 del pasado mes descargó sobre aquel pueblo una formidable tormenta de piedra que destruyó los cereales y toda clase de legumbres y hortalizas.”

3-VII-1902

“Nos escriben de San Justo, Puebla de Sanabria, que el temporal ha causado enormes daños en los cereales y hortalizas. La mayoría de las patatas se han helado.”

26-VIII-1902

“Las últimas tormentas han ocasionado grandes daños en varios pueblos de esta provincia. En Puebla de Sanabria descargó una tormenta el día 19 del actual que  produjo perjuicios de consideración en el campo. El mismo día, y en el pueblo de Sotillo de Sanabria, una chispa eléctrica mató a una joven llamada Luisa, la cual llevaba un cesto de ropa que acababa de lavar Con motivo de los daños causados por las tormentas y pedriscos el centeno llegó a alcanzar el precio de 40 a 42 reales fanega…”

1-VIII-1902

“Mercado del Puente… reina temporal frío…”

2-VIII-1902

“Ungilde pide cancelar sus contribuciones por los daños causados por la tormenta que descargó sobre dicho pueblo el 24 de Junio último.”

26-VIII-1902

“El ayuntamiento de Palacios de Sanabria ha solicitado  al señor gobernador autorización para cortar 18 vigas de un monte comunal, con el fin de reconstruir varios  puentes derribados por las aguas el día 24 de Junio último.”

27-VIII-1902

“Nos escriben de San Justo que la cosecha de nueces es completamente nula por haberse helado la flor. La de castañas promete ser abundante.”

3-IX-1902

“Nos escriben de Puebla de Sanabria que es tristísima la situación de los labradores de los ayuntamientos de Galende, Trefacio, San Ciprián y San Justo, pues a causa del mal temporal, no pueden concluir la trilla (las majas) de las mieses que tienen en las eras, dándose por perdidas las cosechas. El 28 del mes pasado descargó una horrorosa tormenta en el pueblo de San Justo que ocasionó grandes daños, quedándose destruído gran número de fanegas de centeno.”

Otoño.

8-X-1902

“Nos comunican de San Justo que en la sierra de aquel término ha caído una gran cantidad de nieve. Nos dicen de Puebla de Sanabria que con motivo de las persistentes lluvias se han suspendido las operaciones de siembra.”

17-X-1902

“Nos escriben de Puebla de Sanabria que debido al brusco cambio de temperatura son muchas las personas que se encuentran atacadas de catarros y pulmonías, sobre todo en los pueblos de la sierra. En el partido de Puebla de Sanabria ha comenzado a helar en gran escala, haciendo un intenso frío.”

Invierno.

3-I-1903

“Nuestro corresponsal en el Mercado del Puente nos participa que después de un temporal de niebla espesísima hoy día llueve con gran abundancia. En la sierra hay bastante cantidad de nieve.”

22-I-1903

“Nos dicen de Puebla de Sanabria que el 17 comenzó a nevar copiosamente en aquella comarca. Como la temperatura que se disfrutaba era suave, la nieve no alcanzó un espesor de media cuarta.”

10-II-1903

“Nuestro corresponsal en Valdespino nos participa que en los días 1 y 2 del actual se desencadenó sobre  aquel término un violento ciclón que ocasionó grandes daños. El huracán destrozó a su paso bastantes mederos de paja y yerba así como también muchos arbustos y frutales.”

Primavera.

27-IV-1903

“En algunos pueblos de Puebla de Sanabria ha nevado copiosamente.”

30-V-1903

“Nuestro corresponsal en el Mercado del Puente nos comunica que por aquella comarca llueve con gran abundancia habiéndose paralizado la siembra de legumbres  y hortalizas.”

Verano.

23-VII-1903

“Valdespino. Las últimas tormentas de estos días pasados han causado enormes daños en esta comarca, destruyendo por completo la cosecha de cereales y legumbres, habiendo quedado en la mayor miseria los labradores de Quintana, Sotillo, San Román y Cobreros. Unade las tormentas estuvo por espacio de dos horas descargando piedra del tamaño de nueces. Las espigas ninguna ha quedado en pie y los  árboles completamente desnudos de hoja y arrasado el poco fruto que conservaban. El tiempo se ha generalizado en lluvia y son  incalculables los daños que está  causando pues como es sabido, la yerba, principal riqueza de este país, se encuentra segada en los prados y se pudrir  pronto. El ganado vacuno tendremos que venderlo por no poder alimentarlo en los rigurosos meses de invierno cuando los prados están cubiertos de nieve.”

5-VIII-1903

“Nuestro corresponsal en Valdespino nos comunica que en aquella comarca se está llevando a cabo la siega de los cereales, siendo la cosecha bastante escasa a causa de las nieves que cayeron en el mes de Mayo, que helaron las espigas y árboles frutales.”

Invierno.

2-I-1904

“Es tal la abundancia de nieve que ha caído por tierra de Sanabria que el coche correo llego ayer con 24 horas de retraso.”

8-I-1904

“Nos dicen de Valdespino que es muy abundante la cantidad de nieve que ha caído en estos últimos días. Los caminos están completamente intransitables y el ganado hace ya mucho tiempo que no puede salir al campo por no existir pastos.”

Primavera.

28-V-1904

“En el pueblo de Espadañedo descargó¢ una nube de piedra. Todas las cosechas quedaron destrozadas. Algunos pastores sufrieron heridas leves.”

15-VI-1904

“Los ayuntamientos de Pías y Villanueva de la Sierra han solicitado el perdón de las contribuciones fundándose en la tormenta que sobre aquellos pueblos descargó el día 19 del pasado Mayo y que arras¢ completamente los sembrados.”

Otoño.

25-XI-1904

“Nos escriben de Puebla de Sanabria que en aquella comarca ha caído copiosa nevada, hallándose los caminos intransitables.”

2-XII-1904

“Nos escriben de Puebla de Sanabria que es tan grande la cantidad de nieve caída que los caminos se hacen intransitables.”

17-XI-1905

“El coche correo de Puebla de Sanabria está  llegando a nuestra capital con bastante retraso a causa de la gran cantidad de nieve que hay en la carretera. Carta de Puebla de Sanabria nos comunica que las Portillas está n imponentes de nieve y que en las calles de la villa había ayer medio metro de blanquísimos copos que hacían imposible el tránsito.”

7-IX-1906

“Nos dicen de Puebla de Sanabria que por aquellos contornos se desencadenó un ciclón que ocasionó algunos daños. Los vecinos de Calabor y pueblos limítrofes tuvieron que abandonar las viviendas, huyendo al campo, temerosos de que el vendaval derribase los humildes edificios.”

11-IX-1906

“Las últimas lluvias han beneficiado grandemente los  campos y han sacado del apuro a muchos labradores que consideraban perdida la cosecha de patatas.”

Invierno.

3-I-1908

“La nieve nos ha visitado cayendo abundantemente y particularmente en las Portillas. La matanza de cerdosha terminado en esta tierra pues las humedades perjudican grandemente los embutidos.”

24-I-1908

“… continuamos con el temporal de aguas y los caminos intransitables…”

19-II-1908

“… la presencia de sembrados y prados inmejorables, y el tiempo durante el día  es de primavera. Por la  noche las heladas hacen descender al termómetro a 3 y 4 grados bajo cero.”

7-III-1908

“La nieve nos ha visitado habiendo descendido la temperatura notablemente en la última semana.”

Verano.

1-IX-1908

“En la Puebla de Sanabria sigue el tiempo de calor y la falta de agua.”

Primavera.

22-V-1909

“Fuerte tormenta en Puebla de Sanabria. El río desbordado y las huertas inundadas. El arroyo Candanedo se  desbordó por una tormenta caída a la 1 de la tarde en toda la región. Huertas inundadas y perdido el fruto. Puentes arrastrados y ovejas que bajan por el río…”

Verano.

11-VIII-1909

“En Requejo se desencadenó el día 7 una formidable  tormenta, y una de las chispas eléctricas cayó matando dos caballerías que conducía M.G.R. El conductor también resultó con quemaduras en el hombro.”

Invierno.

27-XII-1909

“Desbordamiento de los ríos. Pueblos y campos arrasados por las aguas… en Puebla de Sanabria… El 21 a las cinco de la tarde comenzó una lluvia torrencial acompañada de un fortísimo viento en forma que el coche correo tuvo que suspender su salida. Toda la noche continuó en igual estado aumentando el caudal del río de un modo alarmante… arrastraba  árboles y enseres de molinos… Sobre las ocho de la mañana el peligro del puente de San Francisco… era inminente; y a los pocos momentos se derrumbaba precipitándose entre las aguas que levantaban olas enormes… llevándose en completo tres de los arcos del mismo, quedándose incomunicada la carretera. Las tierras limítrofes del río han  quedado arrasadas; muchos molinos han desaparecido por completo y al parecer las presas están derruidas. Los molinos de Presalta, Castro y San Gil (Sampil) han desaparecido…”

Primavera.

20-IV-1910

“En Puebla de Sanabria y pueblos inmediatos ha nevado copiosamente quedando intransitables los caminos especialmente en el kilómetro 402 de la carretera Villacastín-Vigo…”

Con  esta aproximación al clima sanabrés podemos entender algunas respuestas culturales en diversos  ámbitos que definían el modo de vida que estudiamos. La casa, el vestido y el calzado, los modos y técnicas de trabajo, de almacenamiento de productos cosechados etc. pueden ser ejemplos de adaptación que a continuación analizamos.

El clima frío y húmedo de Sanabria obligaba a construir casas de muros anchos con piedra de la zona. Se componían de dos pisos, con la CORTE, la cuadra, en la parte baja, para los animales, y la habitación humana en el piso alto, para aprovechar el calor de los animales en invierno. La estructura interna era de vigas de roble, y el piso de tablas de castaño. Preparaban las CORTES de las casas previendo la humedad constante del terreno, colocando en el mes de Noviembre, después de la sementera, una capa de monte bajo sobre el suelo, el ESTRUMBIO, para extender encima paja de centeno, ESCOBA picada o FALEITOS, que sirvieran de cama a los animales.

El lugar central del piso alto era el fuego, alrededor del cual establecían las divisiones para otra u otras habitaciones. No solía haber divisiones claras entre el lugar donde dormía el matrimonio y el lugar del fuego o cocina; bastaba levantar un tabique de tablas o un entramado de ramajo y barro encalado para separar los compartimentos. La vida se hacía en el lugar del fuego. Las puertas eran bajas, y las ventanas pequeños vanos cuadrados en la pared, “tan estrechas que apenas cabe por su abertura el cuerpo de un niño” (EL HERALDO DE ZAMORA, 26 de Agosto de 1908).

La casa se cubría con el COLMAO de paja o con losa de pizarra. Los salientes del TECHADO eran largos, de losa, queriendo impedir que el agua y la nieve dañaran las fachadas, casi siempre presididas por una escalera exterior para subir al piso alto. La chimenea se hacía con la misma pizarra del enlosado. En la mayoría de las casas no había propiamente chimenea, sino que levantaban una losa de la techumbre, una BUFARDA, para que saliera el humo. Cuando el techo era de CUELMO y no había chimenea, el humo salía por la puerta de la casa o por un ventanuco cercano al lugar del fuego. La casa era una pequeña fortaleza contra el frío, un primer ejemplo de adaptación al clima frío y húmedo de la zona.

En su presentación personal el sanabrés vestía con lana y lino. Con lana se hacía el paño de PARDO, un tejido pesado y duro para confeccionar trajes; la utilizaban también para calcetines, SAYAS de las mujeres y otras prendas de abrigo. Utilizaban el lino para la ropa interior y las camisas de grandes faldones, las CHAMBRAS. Completaban la indumentaria los típicos CHOLOS, botas de suela de madera de abedul, humero o roble, con cuerpo de cuero. Los CHOLOS  era el mejor calzado para moverse por las calles y caminos del municipio.

Ciertos modos de trabajar también revelaban  la adaptación al clima húmedo y poco beneficioso para la conservación de los productos más importantes que cosechaban. En verano protegían la cosecha de centeno de la humedad y las posibles tormentas. El MORNAL en la TIERRA, la MEDA en la ERA, el MEDERO también en la ERA, pretendían ser formas de amontonar y proteger el centeno contra la humedad, el viento y la lluvia. Hacer una MEDA, por ejemplo, era considerado un trabajo hasta cierto punto poco útil, ya que a los pocos días había que deshacerla, pero el esfuerzo era necesario porque en el corto plazo de tiempo que iba desde que llevaban el centeno a la ERA hasta que se MAJABA , una tormenta podía arruinar la cosecha del año. Otro peligro que tenía el centeno después de cosechado, MAJADO y limpio era la humedad. Para ello, existían lugares donde protegerlo: TUÑAS, PANERAS y ARCAS.

Almacenar RAMAJOS de roble  y abedul con la hoja TOSTATADA solucionaba en parte la alimentación de los animales encerrados en las cuadras los días de persistente lluvia o nieve, y sobre todo, la cosecha de hierba del mes de Junio, almacenada en las PALLAREGAS.

Estos podrían ser algunos de los signos de lenguaje ecológico más significativos producidos por la respuesta que daba el sanabrés al clima del lugar donde vivía.

_____________________________________________.

NOTAS

(13)  Sobre la valoración de las fincas hay que tener en cuenta que para los catastros oficiales y los censos de contribución se tendía a dar menos valor a las fincas del que realmente tenían, para pagar menos, naturalmente. Madoz (ed. 1984) califica las fincas del municipio como “terreno de mediana calidad y en parte de regadío”. El Catastro de Ensenada(1752) asigna a la mayoría de las tierras la categoría tercera, los prados y linares la categoría segunda, y las escasísimas huertas declaradas la categoría primera.

Antiguamente la contribución a la Administración Pública por  la propiedad de las tierras no se hacía de modo individual, sino que el total que tenía que pagar el ayuntamiento se repartía entre los vecinos según su capacidad, al menos esa era la intención del reparto.

“El reparto del impuesto no venía ya hecho, se hacía en el municipio por utilidades. Se distribuía a todos en cinco o seis grupos; algunas veces se ponía a algunos que no eran tan ricos en un lugar superior y a los que tenían en un grupo inferior…” (San Martín.Ti Galán)

En actas del Ayuntamiento de Terroso de 1850 se hace referencia a la distribución entre los vecinos de la contribución anual.

TENORIO, N. (1982) en sus apuntes sobre la aldea gallega realizados en 1900 hace mención de esta práctica en la región de Viana del Bollo, limítrofe con Sanabria, en estos términos: “… el Concejo , en la misma Junta, reparte la cuota proporcionalmente, según la riqueza de cada vecino, sin preocuparse para nada de la cantidad que le asignó la Administración. No hay memoria de protestas por el reparto, que todos aceptan casi sin discutirlo, y en la práctica resulta más equitativa que la oficial.” Págs 17-18.

(14)  En San Martín de Castañeda, en el interior del valle de Sanabria, los participantes en la Misión Pedagógico-social apuntaban que  “las características climatológicas, datos correspondientes al año 1933, (eran) temperatura máxima 35.2,  temperatura mínima -9, temperatura media 12.4, humedad relativa media 68% , lluvia media anual 416 mm.  Clima continental nebuloso húmedo pero sin descensos bruscos de temperatura.” Misión Pedagógico Social en Sanabria (1935) pág. 27

Mariano Losa escribía en 1949 en la introducción de su estudio botánico de Sanabria: “El régimen de lluvias es  variable, participando algo de la influencia del océano, y las precipitaciones algo inferiores a las medias que recibe la próxima provincia de Orense, alcanza una media aproximada de 700 a 750 milímetros por metro cuadrado al año.

Las temperaturas máximas y mínimas son relativamente extremas, pues hiela y nieva bastante en invierno y hacen fuertes calores al sol en verano, por lo que la primavera es corta y la vegetación de los cultivos y pastizales se agosta pronto en la zona baja.”

LOSA,M. (1949), pág. 9.

(15)  Madoz (ed.1984) pág. 135. Voz TERROSO.

(16)  Madoz (ed.1984) pág. 119.  Voz PUEBLA DE SANABRIA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: