Posteado por: lenguajesculturales | agosto 31, 2010

Breve visión histórica de un municipio sanabrés. Una aportación a la historia de Sanabria


BREVE VISION HISTORICA DE UN MUNICIPIO SANABRÉS (Terroso y San Martín de Terroso). Una aportación a la historia de Sanabria.

Muchos hechos históricos suelen ser definidos como hechos relevantes, aquellos que de algún modo cambian la situación vigente. Son hechos irrepetibles, generalmente puntuales y protagonizados por grupos determinados de personas; esquematizan la cronología histórica de una sociedad y forman la historia a la que es necesario recurrir para encuadrar otros hechos: los cotidianos y repetibles, que ciertamente  hacen historia, pero sin la relevancia de los hechos que marcan la cronología  y sin el protagonismo de sus actores. Este es el caso de un lugar de Sanabria: el antiguo municipio de Terroso y San Martín de Terroso. Realizaremos un breve recorrido histórico con el fin de situar este minúsculo trozo de España dentro de las coordenadas históricas de nuestra Península.

La Guía cultural de Sanabria en su conjunto puede ser una aportación a la historia de Sanabria entre la mitad del siglo XIX y la primera mitad del XX. En la Guía se pretende desarrollar la historia diaria de un municipio de esta comarca, la vida cotidiana de sus habitantes durante ese siglo. Es una historia importante. Estamos acostumbrados a considerar sólo la historia de los hechos relevantes, y a veces creemos poco digno llamar a lo cotidiano hecho histórico. La vida diaria está en conexión directa con los hechos históricos relevantes, una historia sin la otra no tiene sentido, mutuamente se desarrollan y comprenden.

El antropólogo inglés Pitt Rivers recuerda, tomando las palabras de su profesor Evans Pritchard “que la antropología estaba destinada a ser historia o no sería nada ” (1), porque una etnografía  “queda como memoria escrita de una sociedad, de una cultura” (2). Nosotros añadiremos un pequeño matiz: la antropología es historia de la experiencia comunicativa de un grupo humano en un  ámbito concreto, como a lo largo de la Guía intentamos exponer. Ahora nos limitaremos a realizar un breve recorrido cronológico de algunos hechos acaecidos en estos lugares.

  • Los antiguos habitantes de esta zona.

En Terroso existe un lugar llamado EL CASTRO. Se trata de un montículo de cierta pendiente por el lado este, pero fácil de subir por el oeste. Está a unos quinientos metros del pueblo, y todos los vecinos siempre han creído que fue un antiguo pueblo de moros.

Igualmente, los vecinos de San Martín saben de la existencia de otro antiguo pueblo en el lugar llamado LA TORRE, al que algunos llaman POBLADURA, en el término de LA USANZA, entre el antiguo municipio de Terroso y San Martín y los terrenos que corresponden al pueblo de Santa Colomba del actual municipio de Cobreros. Ambos lugares son los mejores testigos que tenemos para saber quiénes eran y qué hacían aquellos que, según la memoria histórica, fueron los primeros pobladores de estas tierras.

Nuestros informantes recuerdan que en EL CASTRO se podían observar piedras y escombros que testimoniaban la existencia de una antiguo pueblo (3). Pero su recuerdo más reiterado  está unido a la leyenda de un tesoro escondido en este lugar. Un pago al pie de EL CASTRO se llama RECOSENDE: “ rico te quedas ende“, “rico te quedas aquí“, decían. Es el lugar donde quedó el tesoro sin descubrir. A esto se añade el mensaje críptico que ha pasado de boca en boca durante muchos años en el que se dice el lugar y la dirección, conocido por los vecinos de Terroso y San Martín . La abuela de uno de nuestros informantes, fallecida a principio de siglo, decía a su nieto estas palabras:

Terrún cabún

Castro trazao,

mirando al agua

que baja del Dún…

que allí había la riqueza

de tres reyes moros.”

( San Martín. Ti Galán)

EL AGUA QUE BAJA DEL DUN se refiere a un arroyo artificial abierto por los vecinos del municipio para traer el agua desde ESCALDON, ESCAL-DUN, lugar de la sierra (4).

El castro de LA TORRE no tiene una leyenda tan antigua; quien nos la relató se refería a épocas más cercanas. Parece ser que este lugar fue un antiguo pueblo, “que en la Edad Media, una de esas pestes que pasaban por España, se llevó el pueblo entero y sólo quedó una señora” (San Martín. Ti Galán), la cual fue recogida en San Martín. Este pueblo tenía un término estrecho, pero muy largo; comenzaba en el río y  acababa en la sierra, haciendo límite entre San Martín y Santa Colomba. Al desaparecer el pueblo de LA TORRE, San Martín y Santa Colomba quisieron quedarse con todo el término.

Según los estudios realizados sobre los primeros siglos de la historia de estos lugares, y prescindiendo de las leyendas y las tradiciones locales con un fondo m s o menos histórico,  podemos decir que ambos lugares, EL CASTRO y LA TORRE, eran dos asentamientos astures, ya que sus características y restos arqueológicos así lo atestiguan (5). Se afirma esto mismo en el amplio estudio realizado por el profesor Ángel Esparza (l986) sobre LOS CASTROS del noroeste zamorano, entre los que catalogó EL CASTRO de Terroso (6).

Los primeros habitantes poblaban estas tierras desde el siglo VI a. C (7). Pertenecían a una de las familias de la GENS de los ZOELAS, astures asentados en lo que hoy es Sanabria y parte de Portugal. Un grupo o familia estaba asentado en LA TORRE y otro en EL CASTRO de Terroso (8).

La duración de la vida en estos CASTROS pudo ser muy prolongada, nos atrevemos a decir que hasta la entrada de los árabes en España (siglo VIII d.C.), después de haber estado sometidos a la influencia política de los romanos y al posterior dominio de los pueblos visigodos; desde el siglo VI a. C. hasta el VIII d.C. Pero no disponemos de datos suficientes para demostrar estas afirmaciones (9).

  • Los orígenes de los actuales asentamientos poblacionales del municipio.

Después del siglo VIII LOS CASTROS fueron destruidos o abandonados, y sus pobladores emigraron hacia zonas políticamente más estables. Los pocos que quedaran en estas tierras sobrevivirían con gran dificultad.

Siglos más tarde, cuando el dominio  árabe quedó establecido por debajo de la marca del Duero, y los reyes y señores de León y Castilla pudieron dar seguridad de que los antiguos invasores no volverían a realizar incursiones guerreras por estas tierras, se repoblaron las zonas que habían habitado los pueblos del noroeste peninsular.

El foco cultural que puede iluminar estos oscuros siglos es el Monasterio de San Martín de Castañeda, junto al lago de Sanabria. Los documentos de este monasterio tienen algunas referencias al lugar y a personas de  Terroso entre los siglos XII y XV (10).

Durante el transcurso de estos siglos se realizó el asentamiento del nuevo pueblo, TERROSO, quinientos metros más abajo  al pie del antiguo CASTRO. Los más ancianos del lugar recuerdan que “lo primero que hubo en Terroso fue la iglesia“. El lugar que hoy ocupa la parroquia de Santiago de los Cotos fue primero hospital de peregrinos de EL CAMINO DE SANTIAGO, lo que nos sitúa en el siglo XI aproximadamente. Hasta el siglo XIX la parroquia perteneció a la  diócesis de Santiago de Compostela. En la actualidad pertenece a la diócesis de Astorga.

Desde este castro (San Román) se ve Terroso que fue parroquia del arzobispado de Santiago hasta hace poco; está  en el antiguo camino de Santiago o de los peregrinos, al que todavía llaman VEREA vieja que pasaba por Palacios, Otero, Castellanos, El Puente, Santa Eulalia (creemos que el padre Morán  se equivocó en el nombre de este pueblo: Santa Colomba), Terroso, y por las portelas (Padornelo y La Canda) se dirigía a Galicia.” (ll)

Un centro religioso de un ramal de EL CAMINO DE SANTIAGO (12) fue una de las razones del establecimiento de nuevas gentes en Terroso. San Martín de Terroso todavía no existía.

La iglesia ocupaba fértiles terrenos junto al arroyo que bajaba del monte. El caserío de Terroso se levantó al pie de EL CASTRO, alejado del centro religioso, al borde de la primera  pendiente que daba al valle del río. En ese lugar construyeron los nuevos vecinos sus sencillas moradas: viviendas rectangulares de un piso, con diversos compartimentos m s o menos independientes para ellos y sus animales domésticos (13).

Esta segunda generación de pobladores aprovecharon el lugar donde se asentaron por medio de la actividad ganadera y la incipiente agricultura. Sus casas estaban techadas con paja y ramaje. Probablemente nació el intercambio ganadero y agrícola de El Mercado del Puente, a pocos kilómetros de Terroso; pero, en general, la vida quedaba reducida al término que poco a poco delimitaría el municipio de Terroso. Establecieron las costumbres cooperativas en los trabajos del campo y en el cuidado de los  ganados; regularon el uso de los terrenos que consideraban comunales, en especial los dedicados a pasto; construyeron un CAÑO artificial para traer las aguas de la sierra, regulando su uso y aprovechamiento. Toda esta actividad estaba siempre bajo la supervisión de la matriz de este primitivo caserío de Terroso, la iglesia de Santiago de los Cotos. Esta, hasta comienzos del siglo XX , guardó todos los documentos importantes del municipio. Decían nuestros informantes que durante mucho tiempo pervivió la costumbre de guardar “los papeles importantes del pueblo” en un arca de la sacristía que se cerraba con tres llaves; una estaba en posesión del cura, otra del juez y otra del alcalde, y sólo podía abrirse en presencia de los tres. No se conoce el origen de esta costumbre, pero hace patente la estrecha relación entre parroquia y municipio.

Durante casi un milenio estos vecinos, junto con los restantes sanabreses, fueron testigos sólo de su propio quehacer, cerrados en su cultura, manteniendo su estilo propio de hablar, pensar y actuar, relacionado culturalmente, pero no físicamente, con sus ignorados vecinos de La Cabrera, y con sus vecinos de Portugal,  áreas que en siglos anteriores fueron astures(14).

  • El municipio desde el siglo XVII.

En el verano de 1506, Felipe el Hermoso y Juana la Loca se entrevistaron con Fernando el Católico en Sanabria. Los terrosoanos pudieron ser testigos del paso del nuevo rey de Castilla, dado que el camino de Galicia pasaba por el mismo Terroso, concretamente por la iglesia de Santiago de los Cotos. Felipe el Hermoso había desembarcado en La Coruña y quiso coincidir con Fernando el Católico en el lugar de Remesal, a pocos kilómetros de Puebla de Sanabria. En este momento ya era el Conde de Benavente el protector político y el beneficiario económico de la zona de Sanabria. La influencia del Monasterio de San Martín de Castañeda había pasado a un segundo plano (15).

Desde 1595 los archivos de la iglesia parroquial de Santiago de los Cotos comenzaron a proporcionarnos información sobre los nacimientos, óbitos y casamientos de los vecinos de Terroso y San Martín. En el abundante material del archivo parroquial la historia del pueblo de Terroso y de San Martín de Terroso, que ya existía, se hace más exacta que en la lectura de los pocos vestigios de las pasadas centurias (16).

Entre estos documentos se encontraba el Libro de Fábrica de la iglesia de Nuestra Señora del Piorno, de San Martín de Terroso; una de las primeras menciones históricas que tenemos del segundo pueblo que componía el antiguo municipio de Terroso. Los más ancianos del lugar dicen que la formación de San Martín se debió al asentamiento de pastores extremeños llegados hasta Sanabria con el ganado transhumante en la época estival. Se instalaron de modo permanente en las laderas del monte CARBONAL.

El origen de San Martín es de unos pastores. Se dice que la primera casa que hubo aquí fue en el Chaguazal, la casa de María Isabel Blanco, que era de unos pastores de Extremadura. Hicieron ahí una chabola…” (San Martín. Ti Galán)

Según esta tradición, confirmada por muchos de nuestros informantes, el origen de San Martín de Terroso, o el establecimiento permanente de pastores de ganado transhumante, pudo situarse en torno a los siglos XIV y XV, momento en el cual se desarrolló en Castilla y León ” la formidable expansión de la ganadería lanar transhumante” (17).

El pueblo de San Martín experimentó un crecimiento mayor que el caserío que lo apadrinó. De hecho, en el siglo XVIII, tres o cuatro siglos después de su creación, cuando se realizó el Catastro de Ensenada, los documentos referidos al municipio tienen como título el único nombre de SAN MARTIN DEL TERROSO. El anejo era el doble de grande que el pueblo matriz.

En el Catastro de Ensenada de 1752 encontramos una descripción económico-social muy importante del municipio. Terroso no tenía todavía los barrios de LAS VENTAS porque no existía la carretera actual, creada un siglo más tarde (18). Las casas eran en su mayoría de un piso. La agricultura se reducía al centeno, muy abundante, y al lino, principal producto de regadío. No había patatas, y las hortalizas estaban mínimamente representadas, aunque es posible que el mismo terreno de lino se aprovechara posteriormente para obtener otros productos de regadío. El aprovechamiento ganadero era similar al que existía en la mitad del siglo XX. El buey de trabajo había desaparecido sustituyéndose por la vaca de trabajo. Los vecinos pertenecían a uno de los dos estamentos sociales, al estado noble o al estado llano.

En esta época constatamos en el Catastro el dominio económico del Conde de Benavente sobre este municipio, a quien los propietarios de la mayoría de las fincas debían pagar las correspondientes cargas. Otro grupo menor de fincas pagaban impuesto al Monasterio de San Martín de Castañeda. Otros titulares de foros eran la misma iglesia de Santiago de los Cotos, parroquia del municipio, y algunos propietarios de Puebla de Sanabria y de la provincia de Orense. Una situación manifiestamente gravosa para los vecinos de ambos pueblos, que además se hacía más difícil si tenemos en cuenta que el 40% de los vecinos del municipio trabajaba con vacas de A MEDIAS, vacas alquiladas a los más pudientes del pueblo o de fuera del municipio. Tanto los vecinos del estado noble como los del estado llano vivían esta situación, que se mantendría hasta comenzar el siglo XX (19).

  • Los dos últimos siglos de existencia del municipio

El siglo XIX tuvo un comienzo trágico en toda España, al igual que en las zonas que estudiamos. Las tropas napoleónicas  hicieron notar su presencia en nuestro municipio. El cura párroco recordaba este hecho en el libro de La Cofradía de Animas.

Habiendo amenazado ruina y trabajos la entrada de los franceses en España, procuré ocultar algunas para librarlas de los enemigos; pareciéndome necesario por cierta ocurrencia sacar este libro; y después nos cogió de repente la entrada de los franceses en 23 de Junio de mil ochocientos y nueve y destrozaron este libro quitándole las quentas hasta el año de ocho inclusive y todas las hojas hasta su conclusión y así fue necesario componerlo y añadirle lo restante nuevo, por quanto están aquí las constituciones de esta cofradía, para el govierno de ella, y ante ella lo firmo

Terroso, Junio 28 de 1809

D. Andrés Moro.”

“Así mismo certifico llevaron los franceses ochenta reales que había en el arca de la cofradía y ocho libras de zera amarilla con m s dos hachas de la misma zera amarilla para los oficios de la cofradía, y para que conste lo firmo

Terroso y Junio 29 de 1809

Moro.”  (20)

Fueron años de penuria reflejada en el descenso de las estadísticas de población. En el mismo libro de La Cofradía de Animas, el visitador pidió que aumentase la cuota de los cofrades, a causa del incremento del precio de la cera. Reunido el cabildo, no se atrevieron a hacerlo…

“… por los muchos trabajos y miserias de la guerra, como también con las continuas contribuciones que continuamente están pagando, están los vecinos muy pobres  y atrasados por lo que no pueden pagar más.

D. Andrés Moro.” (21)

Esto ocurría en el año 1815.

Sin embargo no todo eran desgracias y miserias. Entre el Catastro de Ensenada de 1752 y la Estadística de Madoz de 1845 hubo un importante hecho en la vida de estos vecinos: la introducción del cultivo de la patata. El Diccionario de Madoz lo anota ya como producto importante junto a las hortalizas, el lino y el centeno, por lo que suponemos que se cultivaba desde años antes. La patata mejoraría la dieta alimenticia de estas gentes acostumbradas al centeno, las castañas y la escasa carne de cerdo, ovino y vacuno que podían consumir (22).

Las escuetas descripciones del Diccionario de Madoz, en el siglo XIX, salvo la introducción de la patata y la creación de la carretera Villacastín-Vigo, poco añadían a lo que el Catastro de Ensenada nos mostraba un siglo antes.

Al final del siglo XIX se hizo notar el fenómeno de la emigración en este municipio, que continuó durante la primera mitad del siglo XX. La búsqueda de nuevos lugares donde vivir mejor, o la necesidad de algún dinero para poder mejorar las condiciones de vida en el mismo pueblo, ocasionó la emigración a países transoceánicos, ya fuese definitiva o temporal. También se hacían migraciones temporales hacia el interior de España, a las minas de León y a los trabajos de la aceituna en Andalucía.

En el siglo XX los medios de comunicación comienzan a relacionar muy tímidamente nuestra zona con el exterior, tanto a través de la carretera Villacastín-Vigo, frecuentada por los arrieros camino de Galicia, como por medio del periódico, que da a conocer en el  ámbito provincial LOS SUCESOS DE SAN MARTIN DEL TERROSO.

El problema de los foros, cuya abolición se venía gestando a lo largo del siglo XIX, estalló en este pueblo. Los vecinos se amotinaron contra un pago injusto a ciertas personas de Puebla de Sanabria que se habían hecho con los derechos  de antiguos foros sobre las posesiones de vecinos de Terroso y de San Martín de Terroso. El 7 de Junio de 1907 el corresponsal de EL HERALDO DE ZAMORA en Puebla de Sanabria informó ampliamente sobre lo sucedido. Dos muertos, vecinos de San Martín, fue el balance inmediato. Con posterioridad fueron encarcelados varios vecinos que estuvieron hasta el 23 de Abril de l908 en el Castillo de Puebla. El 1 de Octubre de 1908 EL HERALDO DE ZAMORA publicaba las conclusiones provisionales del proceso que varios días más tarde se seguiría sobre la causa  de San Martín de Terroso. El periódico apostillaba los sucesos como “ruidosos”; tal vez preveía la excesiva importancia que se le había dado al asunto, ya que los acusados saldrían absueltos. El juicio comenzó el día 9 de Octubre de 1908 y duró tres días menos de los previstos. Sorprendentemente, después de haber leído el fiscal las conclusiones previas, los acusados fueron absueltos y sobreseído el caso. Parece que las vetustas cargas forales, injusto tributo de un régimen que no quería desaparecer de algunas comarcas españolas, tenía también sus días contados en el municipio terrosano. El 10 de Octubre de 1908 quedaron absueltos los acusados. Tras este juicio desaparecieron los foros, como así lo reflejan los documentos que había en el archivo parroquial, hoy en Astorga, y el recibo del abogado que llevó el caso de la Redención de Foros de Terroso y San Martín de Terroso. Era el 1 de Enero de 1910 (23).

A pesar de que los vecinos lograron desprenderse de estos ancestrales gravámenes al comenzar el siglo XX, no pensemos que la situación mejoraría, porque, aunque los foros no presionaban, las gentes de estos pueblos vivían sólo de lo  que trabajaban; se trataba de una economía de subsistencia, no disponían de dinero; los únicos medios que tenían para obtenerlo eran la venta de algunos animales, la emigración  y el préstamo. La venta se reducía a alguna cría de vacuno, ovino o de cerda, dinero que empleaban para pagar deudas con el municipio o con el ventero. Sólo en caso de extrema necesidad se vendía una tierra o un animal en edad de producir. La emigración la realizaban los hombres, y solía hacerse en los meses de invierno, aunque algunos permanecían varios años seguidos si el lugar de emigración estaba lejos, como los que iban a Cuba. El hecho de la falta de dinero era aprovechado por algunos vecinos que podían hacer  de prestamistas, peyorativamente llamados USUREROS. Las conciencias críticas de la época tenían mala opinión de estas personas, como así lo reflejaba en algunas ocasiones EL HERALDO DE ZAMORA (24).

La historia de estas tierras está  unida a la construcción del ferrocarril que enlaza Zamora y Orense. Proyectado en los primeros años del siglo XX, su construcción se empezó a realizar en los años treinta. Todos los vecinos recuerdan que en alguna medida se sintieron afectados por esta obra, bien porque trabajaron en la Compañía que realizaba la vía, o porque era un buen modo de sacar algunas pesetas vendiendo madera para su construcción. Tuvieron que esperar a que finalizase la guerra civil española para ver pasar el primer tren. Ya por estas fechas la carretera Villacastín-Vigo era una vía de comunicación habitual entre Castilla y Galicia. Hasta la llegada de los primeros automóviles, las recuas de mulas y las carretas eran sus usuarios más importantes, lo que ocasionó la creación de muchas VENTAS en esta importante vía de comunicación. Terroso llegó a tener tres VENTAS, a cuyo amparo se formaron nuevos barrios, dando una nueva configuración a los núcleos habitables del municipio. El trazado de la carretera a su paso por Terroso no siguió el del primitivo CAMINO REAL DE GALICIA que pasaba por la iglesia, sino que continuó el borde de la vega del río, dividiendo en dos partes el COTO BOYAL.

Los años cincuenta y sesenta del siglo XX marcan el final de la vida tradicional en este municipio; y el año 1970 el final definitivo de su existencia como municipio en la provincia de Zamora, al insertarse en el vecino municipio de Cobreros. Terroso era un municipio con 290 habitantes, 68 en Terroso y 218 en San Martín, con una mayoría de vecinos por encima de los cincuenta o sesenta años de edad, ocasionada por la sangría migratoria de la década de los cincuenta y los sesenta. La última generación de jóvenes que vivió el estilo tradicional de vida sanabrés decidió buscar nuevas formas de vivir en Madrid, Barcelona y Bilbao, o incluso en el extranjero. El desarrollo económico español de los años sesenta afectó también a nuestro municipio, pero dejándolo con un par de pueblos que fueron perdiendo vida poco a poco.

________________________________________________________.

NOTAS.

(1) PITT-RIVERS, J.A. (1989), pág. 256.

(2) Idem, pág. 18

(3) En visitas frecuentes a EL CASTRO de Terroso hemos  descubierto suficientes vestigios para saber algo sobre la vida de estos primeros pobladores: Trozos de molinos redondos de mano, abundantísimas piezas de losa de pizarra negra, fusayolas de primitivos telares, abundantes piezas de alfarería de todos los tamaños, piezas de ladrillo macizo, abundante escoria, restos de crisoles y carcasas para la transformación de mineral de hierro…  Todo este material aparece fácilmente en la superficie de este CASTRO. En varias visitas realizadas al lugar de LA TORRE comprobamos que también se trataba de un castro, todavía no catalogado en los estudios realizados   y publicados sobre este tema en la zona. En LA TORRE  pudimos recoger también abundantes restos de alfarería, trozos de ladrillo macizo, y observamos una gran acumulación de cantos rodados de gran tamaño que seguramente pertenecían a la muralla de defensa.

(4) Otra versión señala:

” Castro figueiro, partido por el medio

mirando para el DON, cavarán y hallarán

los tesoros de los moros.”

(Terroso. Andrés)

(5) SEVILLANO CARVAJAL (1978), págs 282-283.

(6) ESPARZA ARROYO (1986), pág. 131

(7) Idem, pág. 368.

(8) AA.VV. (1981), págs. 14-15.

(9) Las casas de este castro estaban techadas con losa de pizarra negra; tenían una pequeña industria de transformación de mineral de hierro que obtenían de una veta del mismo CASTRO. Este nivel cultural logrado probablemente bajo el dominio romano perviviría durante la época de dominación de los pueblos visigodos. La losa de pizarra negra se trajo  siempre de UNGILDE, pueblo de origen visigodo. MANGAS MANJARES Y SOLANA SAINZ (1985), pág. 142.

(10) RODRIGUEZ GONZALEZ (1966), pág.23: Un abad llamado  Martín “…en 1344 recibe de la abadesa de Santa Clara de Pontevedra, María García, la donación de todas las propiedades que tenía en San Martín de Sotillo, Terrosos, Limianos, Puebla, San Román, que ella había heredado de sus hermanos y sobrino.”

Idem, pág. 195. En una escritura del año 1235 está mencionado entre los presentes PEDRO DE TERROSO.

(11) MORAN, César (1986),  pág. 72.

(12) MARTINEZ, Teodoro (1976), págs. 564-565.

(13) Viviendas parecidas a las que están descritas en el Catastro de Ensenada de 1752, Archivo Histórico de Zamora, SAN MARTIN DEL TERROSO, dos tomos, D. Seg. 1285 y D. Seg. 1286.

(14) KRUGER, F. (1925), pág. 1 : ” Fuera de Sanabria he recorrido las zonas vecinas de la provincia de León al norte y Orense al oeste, en el sur me paré en la frontera portuguesa. Finalmente en el este continué mis investigaciones hasta fuera de la zona , donde la transición de la cultura de Sanabria hacia la de la zona colindante se hace claramente manifiesta, o lo que es lo mismo, hasta la línea en que la arcaica cultura de Sanabria encuentra hoy su frontera…” (Traducción personal)

(15) MENENDEZ PIDAL (1969), págs. 666-668, sobre el encuentro de Fernando el Católico con Felipe el Hermoso en Remesal.

(16) Actualmente el archivo de la Parroquia de Terroso e encuentra en el Archivo de la Diócesis de Astorga. Contiene los siguientes documentos:

B1. Libro de Bautismo (1595-1778)

B2. Libro de Bautismo (1778-1885)

M1. Libro de Matrimonio (1595-1846)

D1. Libro de Defunciones (1594-18O5)

D2. Libro de Defunciones (1805-1857)

F1. Libro de Fábrica (1635-1719)

F2. Libro de Fábrica (1720-1746)

F3. Libro de Fábrica (1746-1796)

F4. Libro de Fábrica (1797-1865)

F5. Libro de Fábrica (1853-1889)

V1. Libro de Caja del párroco Bartolomé‚ Fernández Fidalgo (1866-1910)

V2. Libro de Decretos Episcopales, Visitas e Índices de Libros Sacramentales  (1825)

V3. Nuestra Señora del Piorno, Cuentas, (1600- 1696).

V4. Idem. (1732-1831)

V5. Idem. (1831-1878)

V6. Cofradía de las Animas (1730-1881)

V7. Obra Pía de D. Pedro Sanz del Castillo (1609 1625).

V8. Real Provisión sobre propiedad del término entre Santa Colomba y San Martín del Terroso (1757).

V9. Papeles varios.

V1O.Papeles varios.

(17) VALDEON BARUQUE (1985), pág.36.

(18) Ver mapa

(19) Catastro de Ensenada, 1752. Archivo Histórico de Zamora. SAN MARTIN DEL TERROSO, dos tomos, D.Seg. 1285, D.Seg. 1286.

(20) Archivo Diocesano de Astorga. Parroquia de Terroso. V6. Cofradía de las Animas (1730-1881).

(21) Idem.

(22) Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España. Zamora. Tomo 9. Edición Facsímil.  Valladolid 1984. Voz SAN MARTIN DEL TERROSO, pág. 105.  Voz TERROSO, pág. 135. En ambas reseñas no se menciona la patata como producto cultivado, pero en los pueblos colindantes, Pedralba, Requejo, Santa Colomba etc…   está detallada. Sería extraño que en el municipio de Terroso no la cultivaran cuando era un producto generalizado por toda Sanabria.

(23) En el conjunto de papeles varios de la Parroquia de Terroso agrupados bajo la sigla V9 en el Archivo Diocesano de Astorga se encuentra el recibo de pago a D. Jesús Requejo por el problema de los foros con José Escudero, año 1911. También hay dos cuadernos: ” El Mamotreto que contiene la Redención de foros que estos dos pueblos de San Martín y Terroso pagaban al Exmo. Sr. Conde de Benavente y Duque de Osuna. 1 de Enero de 1910” y un segundo cuaderno que acredita la Redención de foros o compra  que se hizo a Doña¦ María Bobillo.

(24) HERALDO DE ZAMORA. 30 de Junio de 1908: “… esos personajes m s que hombres, parecen lechuzas fatídicas que chupan sin cesar la escasa savia que circula por las venas de nuestra agricultura. Ellos proporcionan el dinero y el grano que, para la siembra de la tierra y gastos más apremiantes de la vida, necesitan esos infelices labriegos, y después los explotan sin reparo y con un interés onerosísimo, que es causa de que todos los años se merme considerablemente el número de pequeños propietarios y abundantes grupos de labradores se convierten en jornaleros, convirtiéndose de este modo en esclavos, los trabajadores libres…” El corresponsal de EL HERALDO DE ZAMORA en Puebla de Sanabria.

About these ads

Responses

  1. Felicitarle por los datos que aporta sobre Terroso y San Martín.

    • Gracias por tu atención. Me anima a seguir incluyendo datos, fotos y artículos para completar esta Guía cultural de Sanabria. Un saludo. Juanma.

  2. ¿Es posible encontrar estos datos en algún libro publicado por usted? Estaría muy interesada en tener la historia de estos dos pueblos por mi ascendencia materna, San Martín de Terroso. Buena parte de las leyendas que me han contado están reflejadas en estos datos.

    • Parte de esto ha sido publicado en La Opinión de Zamora y en algunos libros de la Biblioteca de Cultura Tradicional Zamorana, aunque en esas publicaciones no soy tan explícito en los informantes: BCTZ volumen 3, 12, 17 y el último, el 25. Todos se pueden ver en Semuret. Todo este material es el resultado de la investigación que hice para la tesis doctoral, que me ha parecido mejor ponerla a disposición de todos que tenerla guardada en el ordenador….


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: